Las palabras iban dirigidas a la consejera, que se había comprometido a mantener en el día de ayer una reunión con los representantes vecinales, que fue cancelada finalmente por “problemas de agenda”. El problema, indican los responsables del Foro de Orcasitas, la coordinadora de entidades sociales promotora de la concentración, “no es que anulase la reunión sino que se negara a fijar otra fecha alternativa”. Por eso, las vecinas y vecinos de este barrio de Usera, indignados ante el desplante, optaron anteayer, en una asamblea ciudadana en la que participaron más de 500 personas, seguir presionando en la calle a la responsable del departamento autonómico. Al igual que hicieron el pasado 12 de marzo, llegados en autobuses desde Orcasitas, los vecinos se concentraron ante la sede de la Consejería, ocupando la calle Jorge Juan desde las 11 h hasta las 12 h 30.

Al acto acudieron Ignacio Murgui, Presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), y Antonio Lucena, responsable del área de Energía de Ecologistas en Acción, que defendió el sistema de calefacción orcasiteño por su “alto rendimiento y porque puede evitar muchísima contaminación”. La organización ecologista calcula que el funcionamiento de central térmica autogestionada de Orcasitas, que con la combustión de gas natural produce calefacción para 2.400 hogares, permite a la ciudad de Madrid el ahorro de 1.215,5 Tm de emisiones de CO2 al año.

Félix López-Rey, portavoz de la asociación vecinal Meseta, uno de los colectivos que conforman el citado foro ciudadano, indicó que si “la Comunidad y el Ayuntamiento siguen mirando hacia otro lado y el problema no se soluciona, serán culpables de que este sistema, considerado un modelo ecológico, se venga abajo”. Los vecinos llevan semanas demandando al IVIMA, que depende de la Consejería que dirige Ana Isabel Mariño y es propietario de los terrenos sobre los que se levanta la central térmica, que se haga cargo de la reparación de las tuberías que llevan el agua caliente para la calefacción a las viviendas.

López-Rey anunció que el próximo lunes, 31 de marzo, la concejala de IU Milagros Hernández, expondrá las demandas vecinales en el pleno del Ayuntamiento de Madrid y tres días después el diputado Gregorio Gordo, de su misma formación, presentará una Proposición no de Ley ante el pleno de la Asamblea de Madrid. Aunque es la Comunidad de Madrid la propietaria de la central de Orcasitas, los vecinos consideran que el Ayuntamiento también debe “mojarse” en el asunto, máxime cuando acaba de aprobar su “Plan de Uso Sostenible de la Energía y Prevención del cambio Climático” que, dotado con 101 millones de euros de presupuesto, tiene como objetivo reducir en los próximos cinco años el 14% de la emisión de gases de efecto invernadero en la ciudad.