El pasado mes de febrero, la AV Las Tablas registró 12.000 firmas de otros tantos vecinos denunciando la falta de equipamientos públicos en el barrio y pidiendo una reunión con los máximos responsables de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital para exigir la construcción de centros de salud, educativos, deportivos, culturales… Hasta el momento y, a pesar de haber denunciado “de forma constante y perseverante” la insostenible situación en la que se encuentran los cerca de 40.000 vecinos que viven en el barrio, no han obtenido respuesta. Todo ello da muestra, en opinión de Lorenzo Álvarez, presidente de la asociación, de la “la mala planificación y el escaso interés del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid”. “De forma inusual y bajo el más absoluto secreto –añade- el Ayuntamiento de Madrid ha considerado que lo más prioritario para el barrio de Las Tablas es la concesión gratuita a entidades privadas de unas parcelas, para la construcción de dos centros de acogida para personas con riesgo de exclusión social ubicados a escasos metros de las viviendas de los vecinos”.

En sus respuestas a la asociación, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid alegan que en la zona no viven suficientes vecinos para construir los equipamientos públicos.

Los portavoces de la asociación, por su parte, recuerdan que “a finales de este año, vivirán en Las Tablas 40.000 vecinos y trabajarán 30.000 empleados. Por tanto, reiteramos nuestra total disposición a discutir y resolver los problemas de equipamientos en el barrio, mediante un plan integral de inversiones en dotaciones públicas que, con carácter urgente, se deben de poner en marcha en el barrio de Las Tablas. Las gasolineras y los centros de acogida no son los servicios públicos esenciales que un barrio como el de Las Tablas, demandan como urgentes.

La asociación ha decidido iniciar una “ofensiva” en la calle que comenzará este domingo y continuará durante todo el mes de abril para poner de manifiesto su “disconformidad” y su “posición contraria a las decisiones unilaterales del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad de Madrid” y, pedir, una vez más, una reunión con los responsables de la administración madrileña.