A partir del próximo 13 de julio, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) dejará sin servicio las líneas 22, 83, 108, 129, 149, 156, 247 y 401 los días festivos.

Este nuevo recorte se suma a los aplicados desde 2010. Desde entonces, unos 450 autobuses han sido retirados de circulación. Los más recientes aún perduran en la memoria de los usuarios: en octubre de 2013 los buhometros dejaron de prestar servicio. A principios de 2014, desapareció la línea 117, entre Aluche y San Ignacio de Loyola y se redujo la frecuencia de los autobuses de la línea U, que llega a la Complutense.

Los nuevos recortes suponen, en palabras de la responsable de Transportes, Mª Carmen Lostal, “un nuevo paso en el deterioro progresivo del transporte público”, un deterioro “inaceptable” toda vez que “siguen a los mayores incrementos de las tarifas aplicados en los últimos diez años”. “Una Comunidad como la de Madrid y una ciudad como la capital, con unos índices de polución que amenazan la salud de la ciudadanía, no se pueden permitir el lujo de desincentivar el uso del transporte público”.

Los trabajadores de la EMT llevarán a cabo una concentración el miércoles 25 de junio en la plaza de Cibeles, coincidiendo con la celebración del pleno municipal, y otras dos los días 26 y 27 ante la sede de la empresa, en la calle Cerro de la Plata, en el barrio de Pacífico.

Las líneas afectadas son:

22. Legazpi-Villaverde Alto

83. Moncloa-Barrio del Pilar

108. Oporto-Cementerio de Carabanchel

129. Plaza de Castilla-Manoteras

149. Tribunal-Plaza de Castilla

156. Manuel Becerra-Legazpi

247. Atocha-Colonia San José Obrero

401. Madrid (Atocha)-Pinto-Valdemoro