La Gobierno de la Comunidad de Madrid adjudicó el servicio de limpieza de los 293 centros sanitarios de Atención Primaria dependientes del Servicio Madrileño de Salud por un periodo de tres años a Ferroser, filial de Ferrovial, con un “ahorro” millonario con respecto a la adjudicación anterior. La literatura burocrática del Ejecutivo autonómico hacía referencia a que “se han introducido importantes modificaciones que permiten una gestión más eficiente y, por tanto, una reducción de coste… La empresa adjudicataria, de acuerdo con la administración, define los programas de trabajo de cada centro”.

Las consecuencias de este nuevo modelo de gestión no han tardado en dejarse notar. Según la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), “desde el inicio de su actividad ya se estaban comprobando los primeros problemas derivados de la disminución de la plantilla de limpieza e incluso la falta de personal en algunos turnos que podría producir problemas por la no retirada de las basuras ni de los residuos generados en los centros de Atención Primaria”.

El expediente de regulación de empleo temporal promovido por Ferroser en mayo redujo su plantilla en un 30% sin que, por supuesto, la carga laboral disminuyera.

En consecuencia, hay centros sanitarios de tres plantas pueden llegar a tener más de 30 consultas físicas que cuentan solo con una persona dedicada a la limpieza con una jornada laboral que no cubre el horario de apertura del centro. En otros ambulatorios han reducido en un 50% el tiempo empleado a la limpieza. Para cubrir las “eventualidades” (vómitos, sangre, derrames…) a algunos centros se ha comunicado la existencia de un “número de urgencias” al que hay que llamar para que la empresa en cuestión desplace a alguien para limpiar.

Por todo ello, la Mesa para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid invita a las vecinas y vecinos a acudir a limpiar sus centros de salud el jueves 19 de septiembre a las 19h y garantizar así la seguridad de los usuarios.