La noche del pasado 6 de mayo el Centro Cultural Raíles (Barajas), gestionado por el colectivo 21 Raíles Verdes, fue objeto, por cuarta vez en los últimos años, de una agresión por parte de un grupo adolescentes de tendencia fascista. Los agresores rompieron una ventana arrojando varios adoquines a su interior llegando casi a alcanzar a las personas que estaban en el interior del centro. La noche siguiente otros dos jóvenes volvieron al Centro Social con gas lacrimógeno. Uno de ellos agredió a una persona, provocando un forcejeo al término del cual nadie resultó herido.

Se trata del cuarto ataque que sufre el Centro Social desde que abriera sus puertas, hace dos años y medio. Según los miembros de 21 Raíles, ‘también en las anteriores ocasiones eran jóvenes menores de edad residentes en el distrito y de tendencia fascista que amenazaron con bates y palos a los miembros del centro”. Sospechan que estos ataques, así como las pintadas con mensajes racistas de carácter neonazi con que en más de una ocasión han decorado la fachada del centro, se deben al “marcado carácter libertario del centro y las actividades que organiza de forma autogestionada”.

Además de representantes de las asociaciones de vecinos del barrio, les acompañarán miembros del colectivo la compañía del Krisol, del barrio de Canillejas (San Blas), que fueron objeto de otra agresión la noche del 7 de mayo.