La afluencia de gente que, en la tarde de ayer, secundó la manifestación en defensa de la enseñanza pública superó todas las expectativas. Miles de vecinos inundaron las calles que unen el trayecto entre la plaza de Colón y la sede de la consejería de Educación, en la calle Alcalá para exigir al consejero del área, Luis Peral, el cumplimiento del llamado pacto educativo, firmado en febrero de 2005 por el Gobierno regional, CCOO y UGT para garantizar la calidad de la enseñanza pública no universitaria para los próximos cuatro años, con una inversión de 1.5000 millones de euros.

Más de un año después de la asunción de tal compromiso por parte del equipo de Gobierno de Esperanza Aguirre, los vecinos comprueban que continúa cediendo suelo público para la construcción de centros concertados y privados, a pesar de la denuncia cotidiana de las asociaciones de vecinos de los barrios y pueblos de la Comunidad. En el centro histórico de Madrid (Centro, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Chamberí) de los 67 centros de educación infantil existentes, sólo 8 son públicos. En Carabanchel Alto el número de centros de primaria y secundaria privados y concertados duplica al de centros públicos. Según denuncian las asociaciones de vecinos de este distrito, a pesar de que la ampliación del IES Antonio Machado está comprometida desde 2001, las obras todavía no se han llevado a cabo. Tampoco se ha construido la escuela infantil que las entidades llevan reivindicando más de 25 años, ello a pesar de la masiva afluencia de nuevos vecinos prevista con la ejecución del PAU de Carabanchel.

Los distritos de Usera y Villaverde acusan igualmente un pronunciado déficit de equipamientos educativos públicos, tal y como se desprende de las propuestas de actuaciones remitidas por las entidades vecinales al Ayuntamiento de cara a del Plan Especial de Inversiones del distrito. Las asociaciones de Usera reclaman la construcción de siete centros educativos, entre guarderías, escuelas infantiles y un instituto de educación secundaria para San Fermín, un barrio de más de 30.000 habitantes que no cuenta con ninguno. Villaverde, por su parte, reclama la construcción de cuatro centros.

Las asociaciones de vecinos de los nuevos barrios han denunciado, asimismo, a la consejería de Educación a través de la FRAVM la insuficiencia de plazas escolares para los niños de 0 a 3 años durante el curso 2005-2006, un déficit que crecerá exponencialmente a medida que las viviendas vayan siendo ocupadas.

En los distritos madrileños de Fuencarral, San Blas, Hortaleza, y las poblaciones de Alcorcón, Tres Cantos, Valdemoro, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Torrejón de Velcaso, Coslada, Alcalá de Henares, Pozuelo de Alarcón, Boadilla, Arganda del Rey y Torrelodones, las entidades ciudadanas han denunciado recalificaciones de suelo dotacional para la construcción de centros de enseñanza privada o concertada entre los años 2000 y 2005.