Con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores, la Plataforma Mayores en Acción se concentró en la Puerta del Sol secundando una convocatoria sindical para denunciar el maltrato institucional y económico que el Gobierno está infringiendo a jubilados y pensionistas.

A tenor de los datos, sobran los motivos: más de 1.000.000 de madrileños y madrileñas, el 16,3% de la población en la Comunidad de Madrid, forma parte de este colectivo. Aunque la pensión media de la región se sitúa en 1.191,18 euros, 130.000 personas viven en situación de riesgo de pobreza y exclusión social.

Desde hace unos años y, como consecuencia de los sucesivos recortes aplicados desde el Gobierno, sus condiciones de vida están sufriendo una preocupante precarización: el número de pensiones no contributivas (358 euros, por debajo del umbral de la pobreza) ha aumentando un 8% desde el inicio de la crisis. El 76% de las personas beeficiarias de este tipo de pensiones son mujeres.

El alcance de esta precarización va más allá de las condiciones de vida de los pensionistas: el 28% de los hogares madrileños están sustentados por una persona mayor de 65 años convirtiéndose, cada vez más, en el principal dique de contención de las familias en crisis.Según datos proporcionados por CCOO Madrid, el 21% de las personas mayores viven solas, un porcentaje que escala al 30% en el caso de las mujeres. Asismismo, los mayores alcanzan una tasa de dependencia del 25%. Lejos de fortalecer la protección a este colectivo, el Gobierno ha reducido hasta su práctica desaparición las ayudas derivadas de la aplicación de la ley de Dependencia. Los datos resultan reveladores: el 46% de las valoraciones son denegadas. Se suma a ello la congelación de las pensiones, la privatización y los recortes aplicados en la sanidad pública y en los servicios sociales, la amenaza de que los Ayuntamientos dejen de gestionar estos servicios, en aplicación de la reforma de la ley de bases de régimen local y el copago farmacéutico que se aplica a cientos de productos utilizados muy mayoritariamente por personas mayores, que ya no son financiados por la Seguridad Social y obligan a pagar el 100% de su precio.

Por todo ello, la Plataforma Mayores en Acción se concentró el jueves 2 de octubre en la Puerta del Sol para exigir la recuperación del poder adquisitivo perdido en 2011 (2,9%) y 2012 (1,9%), y hacer público su rechazo a la nueva fórmula para calcular la revalorización de las pensiones impuesta por Rajoy, que la desliga del IPC.