“¿Cómo voy a elegir un colegio nuevo para mi hijo sin saber lo básico: horarios, dónde se va a construir el futuro edificio y en qué plazos, si tendrá o no comedor propio, qué proyecto educativo?” exclama indignada Rebeca Roy, que tiene que escolarizar a su hija de 3 años. Hasta la fecha, la Comunidad de Madrid se ha limitado a crear administrativamente el nuevo colegio y el edificio que lo albergará no solo no ha empezado a levantarse, sino que ni siquiera se conocen los terrenos que servirán de suelo. A pesar de estos extremos, forma parte de los centros que las familias vallecanas pueden elegir para el próximo curso en el actual proceso de matriculación.

Las AMPAs de Villa de Vallecas y la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas llevan años denunciando el maltrato continuo de la Consejería de Educación a la educación pública: colegios públicos aún en obras que ya nacen masificados, déficit de plazas públicas a la par que aumentan las de la educación concertada y centros que reciben, sin disponer de recursos necesarios, una alta cantidad de alumnado procedente de poblados marginales como La Cañada Real y el Gallinero, con dificultades sociales y económicas, sin que la Consejería tome medidas para repartir a este alumnado de manera equilibrada.

“Estamos recogiendo firmas en Change.org, enviando cartas y mails a los responsables de esta situación porque está en juego la educación pública de calidad que queremos para nuestros hijos” insiste Luis Alfonso Álvarez, otro de los padres afectados. “Las soluciones como siempre llegan tarde y mal planteadas; llevamos años exigiendo un nuevo colegio público en el Ensanche de Vallecas, una de las zonas con mayor demanda de plazas escolares por su alta natalidad, lo que hubiera evitado la masificación en otros centros” asegura Rosa Mª Pérez, presidenta de la Asociación Vecinal del PAU del Ensanche de Vallecas. El nuevo colegio público, aún sin parcela asignada, podría tardar una media de cinco o seis años en construirse en su totalidad.

CCOO lleva denunciando desde hace años cómo en la Comunidad de Madrid hay una planificación sistemática de las autoridades para dejar los nuevos PAU sin las construcciones necesarias de colegios públicos, con la consiguiente cesión de suelo público a entidades privadas, sobre todo de perfil ideológico ultraconservador. “Llevamos años denunciando esta situación con escritos y reuniones permanentes con la Administración, pero no les interesa invertir en la educación pública” concluye Rosa Mª Pérez.

Precisamente el pasado 26 de marzo cientos de personas participaron en la III Marcha ciclista por la construcción de equipamientos educativos públicos y contra el cierre de aulas promovida por la FRAVM y la FAPA Giner de los Ríos.