Colectivos vecinales, asociaciones juveniles, culturales y AMPA de toda la región, pero también grandes organizaciones como el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid, la MEDSAP-Marea Blanca, la Red de Economía Social y Solidaria de Madrid, la Asociación Española de Educación Ambiental, Pedalibre, Scouts de Madrid-MSC o la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular se han adherido en estos días a una declaración que fue lanzada el pasado viernes por la FAPA Francisco Giner de los Ríos, INJUCAM, Exploradores de Madrid, la Red de ONGD de Madrid, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Madres por el Clima, Ecologistas en Acción y la asociación Hacenderas.

De esta manera, una amplia y diversa representación de la sociedad civil madrileña se ha unido para trasladar a nuestros gobernantes un mensaje claro en defensa del uso de estos espacios y del derecho de la infancia y la juventud al juego y disfrute al aire libre.

Tras el acuerdo del Consejo Interterritorial del Estado de la semana pasada, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid optaron por abrir todos los jardines y parques infantiles públicos de la capital, para alegría de los colectivos promotores de la campaña #NingunParqueCerrado , que da origen al citado manifiesto. Lamentablemente, a pesar de que la resolución estatal no lo indica, la inmensa mayoría de las grandes ciudades de la región han mantenido clausurados sus parques infantiles y las llamadas áreas biosaludables de sus zonas verdes. Es el caso de Móstoles, Alcobendas, Fuenlabrada, Leganés, Parla y Alcorcón, pero también de localidades importantes de menos de 100.000 habitantes como Majadahonda, Coslada, Aranjuez, San Fernando de Henares o San Sebastián de los Reyes. Collado-Villalba, además, mantiene clausurados parques enteros, no solo sus zonas infantiles.

Ante esta situación, las organizaciones impulsoras de la campaña, muy satisfechas por la buena acogida que ha tenido su iniciativa, solicitan a la Comunidad de Madrid y a todos los ayuntamientos de la región la apertura de estos lugares que, al estar al aire libre, dificultan la trasmisión de la Covid-19 siempre y cuando se respeten unas medidas básicas de higiene y prevención.

En un artículo recientemente publicado en Science, los autores afirman que “las medidas de mitigación de la pandemia que afecten al bienestar de la infancia sólo deberán tomarse si existe evidencia de que serán de ayuda, porque existe abundante evidencia de que son dañinas”. Y cada vez hay un mayor consenso entre las personas expertas para que deje de actuarse en contra de la “evidencia científica”, solicitando por tanto que no se cierren los parques públicos y las zonas de juego infantil.

“Hemos puesto muchos apellidos a nuestras ciudades durante estos años: educadoras, amigas de la infancia, de los cuidados… Hoy nos toca hacer que todo esto no sean palabras huecas. Abrir los parques y las zonas de juego infantil supone un gesto de solidaridad intergeneracional, pero sobre todo es también un paso ineludible para avanzar en un modelo urbano que sea realmente inclusivo y reconozca el derecho a la ciudad de la infancia”, sostienen los colectivos sociales en su manifiesto. “No somos la ciudadanía más incívica e irresponsable del mundo -continúan-, así que igual que se nos solicitan esfuerzos y cumplimos, nuestras ciudades también deben de esforzarse por tomar el derecho al juego en serio, así como por asumir el acceso a los parques como una cuestión de salud y de justicia social. Ante las prohibiciones arbitrarias, apelamos al respeto de los derechos de la infancia y adolescencia recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño”, subrayan.

Puedes leer el Manifiesto en defensa del derecho al juego y al aire libre, así como los apoyos recibidos en: https://aavvmadrid.org/noticias/manifiesto-en-defensa-del-derecho-al-juego-y-al-aire-libre/

Y si deseas adherirte, este es el enlace al formulario: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfZyWsiGKpJlRUw4UXMH6q3LYZReyydQLu6BAxwZcJJ_Va6KA/viewform