La construcción de la subestación eléctrica, en el nuevo desarrollo UDE Oeste-Norte de Valdemoro, ha provocado la movilización de los vecinos afectados, que ya han recogido casi 5.000 firmas en contra. Todo comenzó el pasado mes de diciembre, cuando los vecinos que viven en las urbanizaciones de la citada vía descubrieron que a la altura de la calle Marie Curie se habían iniciado unas obras con objeto de levantar una subestación eléctrica de la compañía Iberdrola. ‘Desde entonces, hemos constituido la Asociación de Vecinos UDE de Valdemoro y hemos presionado al Ayuntamiento para que esa subestación no se instalara en ese lugar, a apenas 60 metros de nuestras viviendas y muy cerca también de los colegios Doña Leonor del Álamo y Hélicon, de la residencia de ancianos Nuestra Señora de la Asunción y del hospital Infanta Elena’, indica el presidente de AVUDEV, Rafael Díaz.

La respuesta que recibieron del Ayuntamiento fue que esta obra había sido aprobada hace años en Pleno municipal y que el terreno ya estaba cedido para que Iberdrola construyese allí la subestación ‘STR-Brezos’, debido a la antigüedad de la existente, en la céntrica calle Parla. No obstante, y ante las peticiones vecinales, el alcalde de Valdemoro, José Miguel Moreno, mantuvo el 8 de enero una reunión con el Director General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad, Carlos López Jimeno, representantes de Iberdrola y de AVUDEV. Estos últimos estuvieron acompañados por responsables de la FRAVM. En el encuentro se acordó paralizar las obras desde el día siguiente a la espera de que Iberdrola, el Consistorio y la asociación vecinal estudiaran otra ubicación para la infraestructura.

‘Entonces, desde el Ayuntamiento se nos ofreció la posibilidad de que la subestación se construyera en un terreno más retirado, pegado a la autovía M-423 y a 488 metros de la vivienda construida más cercana, pero cuál sería nuestra sorpresa cuando en la siguiente reunión en la Dirección General de Industria, y en connivencia con Iberdrola, los representantes del Ayuntamiento defendieron otra ubicación más cercana a nuestras viviendas y a sólo 45 metros del hospital Infanta Elena’, lamenta Rafael Díaz. Esa última reunión, en la que también tomó parte la FRAVM y se acordó mantener las negociaciones, se celebró el martes 13, y el pasado domingo 18 AVUDEV convocó a los vecinos a una asamblea, en la que mostraron mayoritariamente su desacuerdo con la última ubicación propuesta. ‘Pero en los últimos días las cosas han empeorado ya que, en pleno proceso negociador, Iberdrola decidió reiniciar el pasado lunes 19 las obras de la subestación en la avenida Agustina de Aragón, y cuando teníamos previsto reunirnos, de nuevo en la Dirección General de Industria, tal y como habíamos acordado el martes 13, hoy hemos recibido una llamada de la Concejalía de Urbanismo indicando que ésta había quedado suspendida’, añadió el presidente de AVUDEV. ‘Parece que lo que quieren es ir ganando tiempo y mientras tanto, que se termine de construir la subestación de la avenida Agustina de Aragón’, concluye el dirigente vecinal.

Desde su creación en diciembre, AVUDEV ha recogido unas 4.800 firmas contra la instalación de la subestación eléctrica en la avenida Agustina de Aragón y, desde entonces, cada vez que se celebra un pleno municipal, como sucedió ayer, varias decenas de vecinos asisten para mostrar su malestar. La entidad ciudadana asegura que las movilizaciones continuarán hasta frenar el proyecto.