Durante su última sesión ordinaria, que se cerró el miércoles 7 de octubre, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas designó a Pedro Arrojo como nuevo Relator Especial sobre los derechos humanos al agua potable y el saneamiento. La Red Agua Pública (RAP) manifiesta su satisfacción y considera muy positiva esta decisión, toda vez que fue una de las organizaciones sociales que primero impulsó su candidatura, con la convicción de que Pedro Arrojo tiene un perfil humano y profesional estrechamente ligado a los recursos hídricos y el medio ambiente, así como un dilatado compromiso con los derechos humanos, el abastecimiento y el saneamiento de agua.

El mandato de la Relatoría Especial sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento se estableció para examinar las cuestiones fundamentales de estos derechos, monitorearlos, promoverlos y realizar acciones de sensibilización y debate para potenciar la acción global; es relevante también su capacidad de concretar recomendaciones a los gobiernos, a las Naciones Unidas y a la ciudadanía sobre temas relacionados con el agua y el saneamiento.

En definitiva, la Relatoría Especial asume importantes responsabilidades y debe encarar retos relevantes. Las personas que anteriormente ostentaron la Relatoría Especial -Catarina de Alburquerque, entre 2008 y 2014, y Leo Heller, entre 2014 y 2020-, realizaron un papel muy relevante, siendo los responsables, en gran medida, de la concreción del alcance y contenido de los derechos humanos al agua potable y el saneamiento y de las exigencias y condiciones sobre su implementación, la identificación de los retos y obstáculos para su plena realización, las lagunas de protección y las buenas prácticas.

Especial mención cabe hacer de los avances impulsados por Catarina de Albuquerque en temas como el saneamiento, la sostenibilidad, la financiación y la planificación. Por su parte, el último mandato de Leo Heller estuvo en buena parte dedicado a trasladar los principios legales y las normas de derechos humanos a las políticas públicas y a los mecanismos de implementación de los derechos en áreas tan sensibles como las cuestiones de género, la cooperación al desarrollo, los niveles de servicio de abastecimiento y saneamiento y su regulación, la transparencia y rendición de cuentas, la no regresión, los derechos en los espacios comunes y los riesgos que la privatización supone para el disfrute de los derechos humanos.

La RAP considera que Pedro Arrojo tiene la sensibilidad y capacidad para continuar exitosamente con las líneas de trabajo abiertas por las relatorías especiales anteriores, pero, sobre todo, para encarar los retos que deben abordarse en su mandato, entre los que están la crisis sanitaria global del COVID-19, el cambio climático y las migraciones asociadas, los asentamientos informales y el medio ambiente, todo ello aunado con la importancia que se debe al saneamiento.

En este sentido, la RAP manifiesta su determinación de cooperar y colaborar con el nuevo relator especial, como ya lo hizo con los anteriores, en un contexto de respeto, independencia y exigencia con los principios y criterios definitorios de los derechos humanos al agua potable y el saneamiento.

Red Agua Pública (RAP) es un espacio que aglutina a decenas de plataformas, organizaciones sociales, ambientales, sindicales y políticas del Estado español que promueven una visión del agua como bien común y servicio público, y luchan por la defensa de la gestión pública, sin ánimo de lucro, transparente y participativa de los servicios de abastecimiento y saneamiento.

Imagen: AraInfo