Este año, las madrileñas y madrileños tenemos menos motivos que nunca para celebrar la Semana Europea de la Movilidad: el Consorcio de Transportes va a llevar a cabo recortes en el servicio de 18 líneas de autobús de la EMT, elimina el búho y suprime las dos líneas nocturnas circulares y la línea que comunica Ciudad Universitaria con el campus de Somosaguas. Las sucesivas subidas de las tarifas del transporte público hacen que viajar en metro y en Cercanías sea más caro que nunca. A pesar de que cada vez son más las personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte y de que el Ayuntamiento de Madrid se jacta de que la capital tiene la mayor red de carriles bici de España (278 kilómetros), no es una ciudad amable para quienes optan por pedalear. La pasada semana, sin ir más lejos, OCU publicaba un informe que califica su calidad como “muy mala”, por su escaso mantenimiento, la falta de conexión entre el centro y la periferiay la inseguridad de algunos tramos. El mortal atropello que sufrió un vecino de Tetuán el pasado verano es buena muestra de ello.

El Consistorio ha anunciado que, a partir del próximo mes de octubre los ciclistas podrán circular por la M-10, una vía de 10 kilómetros con carriles reservados a ciclistas alrededor que pasará por Génova, Sagasta, Carranza, Alberto Aguilera, Marqués de Urquijo, Ferraz, Pintor Rosales, Bailén, Gran Vía de San Francisco, y rondas de Toledo y Valencia y Atocha, además de los paseos del Prado y Recoletos.

Los colectivos ciclistas y las asociaciones vecinales, que apuestan por convertir la bici en un medio de transporte ecológico y alternativo al coche, sin embargo, creen que aún hay mucho por hacer.

Es el caso de los vecinos y vecinas de los barrios del norte de Madrid, que desde hace siete años se movilizan para reivindicar el uso de la bicicleta. Este año lo harán el sábado 21 de septiembre con una marcha en bicicleta de 14 kilómetros que partirá a las 12h de la Dehesa de la Villa y finalizará en el parque de La Vaguada con el lema “¡Aire limpio! ¡Tú decides!”.

Las asociaciones que promueven la iniciativa reclaman una “planificación sostenible de nuestra ciudad, una planificación participada que contribuya a que todas las ciudadanas y ciudadanos de Madrid la sintamos como nuestra”, así como la puesta en marcha de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible “que facilite los trayectos a pie y en bicicleta” y la pacificación del tráfico urbano, es decir, “la reducción de la velocidad para el automóvil y la ampliación de las zonas peatonales en los barrios”.

Procesión de la bici

En el distrito Centro, ACIBU ha colaborado con una original iniciativa: la procesión de la bici, promovida por la asociación Biernes con B, un proyecto de la agencia Viernes para promover el uso de la bici en la ciudad mediante eventos culturales y que recorrerá las calles Palma, Amaniel y Fuencarral el viernes 20 de septiembre a partir de las 17h.

Otra asociación que apuesta por pedalear es la AV La Nueva Elipa, que organiza la decimoprimera edición de la fiesta de la bicicleta en plenas fiestas del barrio. Los participantes en esta marcha, que parte de la calle Marqués de Corbera, están invitados a ir disfrazados. Los más originales serán premiados.

Foto: Alvizlo.