La futura construcción de un hospital en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel proyectada por el Gobierno regional no colma los deseos de las vecinas y vecinos de los distritos de Latina y Carabanchel que, durante años, han reivindicado en la calle el destino de los terrenos para la construcción de equipamientos públicos.

‘Más de un año después del derribo de la vieja prisión -denuncian las asociaciones de la Coordinadora Vecinal de Latina, Carabanchel Alto y Parque Eugenia de Montijo- poco se ha avanzado y las noticias que llegan no pueden ser más preocupantes’. Y explican: ‘por un lado, el plan parcial aprobado inicialmente confirmó que la parcela cedida para la construcción del hospital era insuficiente para construir el gran hospital que los vecinos necesitan. Esto se confirmó -añaden- con el estudio de impacto ambiental aprobado por la Comunidad de Madrid que indicaba que el futuro hospital no atendería a todos los barrios del distrito’. Pero no es sólo cuestión de tamaño. Los presupuestos del Gobierno regional para el año 2010 ‘contemplan el contrato para la construcción, bajo el modelo concesional, del hospital de Carabanchel y prevén la licitación de la asistencia sanitaria, lo que supone poner en manos privadas toda la gestión del nuevo hospital, incluida la atención de los pacientes’.

El anuncio de la esperada construcción del hospital, en estas condiciones, no gusta a las asociaciones vecinales ya que este modelo de gestión ‘ha demostrado ser una opción mucho más cara, con infraestructuras inadecuadas, con personal insuficiente y con peores condiciones laborales, con menor ratio de camas por habitante, y con peores niveles de atención y calidad’. ‘No hemos estado peleando tantos años -advierten- para conformarnos con tan poco’, por lo que anuncian que ‘volvemos a retomar la movilización para exigir a las administraciones’, entre otras, las siguientes cuestiones:

1. Que aceleren los trámites necesarios para levantar el futuro hospital de Carabanchel. No hay que olvidar que su construcción es una promesa electoral de la Comunidad de Madrid para la actual legislatura.

2. Que el futuro hospital que se levante en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel sea público, en su titularidad, financiación y gestión, para evitar poner la atención de nuestros vecinos al servicio de los intereses de empresas privadas.

3. Necesitamos que el hospital que se construya cuente con capacidad suficiente para atender a todos los vecinos de Latina y Carabanchel. Por este motivo, exigimos la ampliación de la parcela destinada a su construcción y la elaboración de un proyecto para un hospital con camas y especialidades suficientes para atender a los vecinos de los dos distritos.

4. Para hacer posible lo anterior y atender otras necesidades sociales de los vecinos, solicitamos que se elimine el suelo destinado a la construcción de pisos y a ubicar instalaciones ministeriales, para que todo el suelo se dedique a la construcción de equipamientos sociales.

Las asociaciones vecinales ya han diseñado el calendario de movilizaciones, que comenzará con una recogida de firmas que suscriban las reivindicaciones señaladas y continuará con una manifestación que tendrá lugar en los terrenos de la antigua cárcel el 13 de mayo, en el marco de la jornada de lucha en defensa de la sanidad pública promovida por la FRAVM. Las asociaciones llevarán, también, sus reclamaciones a la manifestación central contra la privatización y degradación de la sanidad madrileña convocada por la Federación vecinal.

En caso de que las administraciones hagan oidos sordos a las peticiones vecinales, retomarán las movilizaciones tras el verano y convocarán un referéndum para que las vecinas y vecinos decidan ‘si prefieren que el hospital sea público o privado y si quieren que se construyan pisos o equipamientos sociales en el resto de los terrenos de la antigua cárcel’.