El anuncio, hecho público a través de las páginas del diario El País el pasado 19 de enero, de que el alcalde de Madrid, AlbertoRuiz-Gallardón, había decidido posponer hasta un hipotético segundo mandato la prolongación del túnel que discurre bajo el paseo de Santa María de la Cabeza puso en pie de guerra a los miembros de la A.V. por la Recuperación del Paseo de Santa María de la Cabeza, que convocaron una asamblea extraordinaria. Más de ciento cincuenta vecinos acudieron a la cita, a la que no faltó la concejala presidenta de Arganzuela, Eva Durán, en respuesta a la invitación cursada por la entidad vecinal.

Depués de más de dos horas de encendido debate, los vecinos acordaron instar al Ayuntamiento a que licite las obras de ampliación del túnel durante este mandato, tal y como les prometió el alcade hace un año y medio, después de que el Ayuntamiento aceptara la alegación presentada por la asociación al proyecto sur de la remodelación de la M-30.

Ayer y, en respuesta al mandato de la asamblea, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) trasladó la petición a la comisión de Pleno de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras del Ayuntamiento, que aprobó la propuesta. Los representantes del área de Gobierno anunciaron, asimismo, que previsiblemente el alcalde recibirá al presidente de la A.V. por la Recuperación de Santa María de la Cabeza.

El compromiso constituye el primer paso de la solución a un problema que los vecinos empezaron a denunciar el mismo día de la inaguración del túnel, el 31 de enero de 2003. Más de 37.000 vehículos atraviesan el subterráneo para trasladarse desde la glorieta de Atocha hasta la avenida de la Esperanza, junto al puente de Praga, sin parar en un solo semáforo. Los vecinos, que denuncian que la boca de salida queda justo en el cruce con el paseo de la Esperanza, con el consiguiente peligro para los peatones, propusieron la ampliación del túnel a las alegaciones presentadas al nudo sur de la remodelación de la M-30. Si el Ayuntamiento cumple el compromiso asumido ayer, el túnel crecerá en 160 metros, más otros 130 metros de rampa, en un plazo aproximado de catorce meses.