La denominada Operación Campamento, por la cual los terrenos ocupados por once cuarteles del Ejército serán ocupados por 12.000 viviendas, constituye una de las grandes actuaciones urbanísticas que, en breve, cambiará radicalmente la fisonomía de la ciudad. El nuevo barrio ocupará 210 hectáreas y atraerá a 36.000 nuevos vecinos al distrito de Latina, que cuenta ya con una población que equivale, aproximadamente, a la que vive en San Fernando de Henares. La Coordinadora de Latina, que aglutina al grueso de asociaciones vecinales del distrito, no quiere quedarse al margen de esta operación en la medida en que supone una ocasión para incidir en las condiciones de vida de su territorio. Así, ha solicitado la reducción de la edificabilidad residencial y el mantenimiento de la protección ecológica del suelo no urbanizable, así como la recalificación en un 100% del uso lucrativo residencial para que sea convertido en vivienda de protección publica directa y vivienda protegida, por tratarse de suelo publico.Los vecinos de Latina tampoco olvidan que los jóvenes representan, por la precarización creciente de sus condiciones laborales, el grueso de la población que más dificultades tiene para acceder a la vivienda, por eso solicita el desarrollo de un programa específico de vivienda en régimen de alquiler para jóvenes y otro de adquisición de suelo para la construcción de viviendas protegidas por las cooperativas vecinales. Incremento demográficoLatina, con una población que supera los 270.000 habitantes, es el distrito más poblado de la capital. Y no sólo eso. Con la futura construcción de las 12.000 viviendas se incrementará en, al menos, 50.000 habitantes más, superando así la cifra de habitantes superior a la mayoría de las capitales de provincia españolas. Por eso, amén de la construcción de nuevas viviendas, los vecinos consideran necesario dotar de equipamientos públicos (deportivos, zonas verdes y espacios libres…) al nuevo barrio, particularmente de un centro de especialidades, un hospital geriátrico, un hospital de referencia, residencias de tercera edad, una casa de la juventud, un centro de salud, una biblioteca, colegios públicos y zonas verdes. Por otra parte, los portavoces de la Coordinadora consideran que los nueve millones de metros cuadrados de terreno publico que quedarán disponibles son suficientes para construir, además de los equipamientos mencionados, otras instalaciones a nivel ciudad que fueran aprovechados por el conjunto de los ciudadanos de Madrid y que ayudarían a un desarrollo equilibrado de la ciudad.