En 1999 el IES Antonio Machado, con el apoyo de las AMPA y los vecinos del barrio se dirigió a la Consejería de Educación pidiendo la ejecución de un nuevo instituto. Pero, a pesar de que el Ayuntamiento cedió a la Comunidad el espacio, desde entonces “sólo ha habido buenas palabras y ninguna realización, y el solar destinado al instituto sigue en el mismo estado de abandono” afirman las entidades convocantes. Los vecinos también demandan la apertura de plazas de formación profesional en el barrio, “inexistentes en la actualidad”.

El argumento es sencillo: “la incorporación de nuevos vecinos a la zona ha saturado las escasas plazas existentes, hasta el punto de que varios grupos del primer ciclo de la ESO se imparten en aulas de los colegios públicos, como es el caso del Antonio Machado y del Pinar de S. José, contrariamente a lo que marca la ley”, indican.

Los vecinos están muy molestos con la actitud de la Comunidad de Madrid, ya que, “mientras permite el deterioro de la situación dejando pasar el tiempo, corre en cambio para ceder, en condiciones muy ventajosas, parcelas de suelo público a empresas privadas para que construyan colegios, alcanzando las plazas de educación privada en el barrio el 75% del total”, aseguran. En Carabanchel Alto, “si los padres quieren llevar a sus hijos a la pública, no lo pueden hacer; ¿dónde está la ‘libertad’ de elección?” se preguntan los vecinos.