La FRAVM no entiende cómo organizaciones que fomentan actitudes de violencia y odio racial pueden difundir en las calles de nuestros barrios con total impunidad su mensaje intolerante, ya sea a través de carteles (más que visibles en ciertas zonas de la capital) o con actos como el de ayer. Por eso, exige tolerancia cero con este tipo de grupos, que poco tienen que ver con “bandas” o “tribus urbanas”. Se trata de organizaciones perfectamente estructuradas que muchas veces, como el partido que promovió la manifestación de ayer, se encuentran registradas como entidades legales. La FRAVM demanda la ilegalización de las organizaciones que alientan el odio racista y pide que se persiga a sus responsables.

El próximo sábado otro grupo ultraderechista ha convocado una manifestación por el centro de Madrid con el lema “STOP. La inmigración destruye tu futuro”. Más allá de los problemas de seguridad que iniciativas como ésta pueden provocar, el mero mensaje es ya una razón suficiente para que no se autorice. Por eso, la FRAVM reclama a las autoridades competentes su prohibición.

Con objeto de condenar el asesinato del joven de Vallecas Carlos Javier Palomino y “Por el derecho a vivir en paz”, el Foro Social de Madrid, en el que participa la FRAVM, organizará una concentración a las 20:00 de hoy lunes en la Puerta del Sol.