Durante los meses de octubre y noviembre, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares llevó a cabo una campaña informativa sobre presupuestos participativos con el objetivo de ”acercar la Administración Pública a los vecinos”. Setenta personas participaron en las cinco reuniones informativas a “puerta abierta” celebradas en cada uno de los cinco distritos del municipio en las que no se explicitaron los siguientes pasos: quién, cómo y dónde se tomarán las decisiones; si serán vinculantes; si habrá un seguimiento vecinal de lo aprobado o ejecutado; el destino de qué porcentaje del presupuesto se elegirá de esta manera o si el Consistorio tiene solvencia económica.

A juicio de la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos de Alcalá de Henares (FCAVAH) el proceso es un mero “acto de publicidad”, “una cortina de humo”, un “espejismo” para “tapar lo que ya es evidente: la poca o nula confianza del Equipo de Gobierno por encauzar una verdadera participación ciudadana por diversos motivos”.

La federación vecinal recuerda que el Consistorio rechazó su propuesta de incluir un reglamento específico para elaborar presupuestos participativos, una tarea que “no consiste únicamente en rellenar un formulario”, sino que es “un proceso más amplio y complejo”.

Las asociaciones vecinales recuerdan que “hay serias dudas sobre si son factibles nuevas inversiones ante al alto endeudamiento del consistorio municipal”, que obligó al Ayuntamiento a aprobar dos planes de ajuste. “Los sueldos de los concejales, asesores y cargos de confianza del Consistorio y el pago de la deuda se comen prácticamente la totalidad del presupuesto”, recuerda la federación vecinal que confía, al menos, en que el Ayuntamiento informe del resultado de las propuestas que ‘con buena voluntad hayan presentado los ciudadanos’ y ‘no se queden en un mero mecanismo que se utilice de forma torticera para aprobar el presupuesto municipal 2015’.