Miembros de la dirección de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y de la candidatura socialista a la alcaldía de la capital se reunieron esta mañana en la sede de la federación vecinal para firmar una declaración conjunta de cara a las elecciones municipales que se celebrarán el próximo 22 de mayo.

El documento (ver fichero relacionado) parte de la preocupación compartida por la crisis económica y sus consecuencias sobre el bienestar y la convivencia y establece como retos prioritarios del futuro gobierno local la corrección de los desequilibrios ecológicos derivados de los patrones urbanos actuales y la profundización de la democracia por el camino de la democracia deliberativa y participativa.

Los compromisos del candidato socialista, que subrayó esta mañana “se centran, no en grandes obras, sino en las necesidades de la ciudadanía” se concretan en la reanimación de la actividad económica y el empleo, así como en el fortalecimiento de los pilares del Estado de Bienestar mediante la reactivación de sectores estratégicos como la rehabilitación de edificios, la mejora de la accesibilidad, la conservación de los espacios naturales o el desarrollo del sistema de la dependencia. Con el objetivo de reactivar la economía local, Lissavetzky promoverá formas de empleo social, las cooperativas de trabajo asociado y las iniciativas locales de empleo.

De las centenares de propuestas de las asociaciones vecinales trasladadas a los candidatos a través de la FRAVM, Lissavetzky ha recogido, entre otras, algunas históricas, como el impulso de políticas de rehabilitación integral para recuperar el parque inmobiliario manteniendo los usos residenciales y sin desplazar a las poblaciones residentes. El documento recoge, asimismo, el compromiso de promover viviendas protegidas en alquiler dirigidas a colectivos con necesidades específicas como jóvenes emancipados, mayores o personas con movilidad reducida.

En materia de transporte, el candidato socialista ha sumado a sus compromisos la implantación de una única autoridad de gobierno en política del transporte público en Madrid y el fomento de la participación ciudadana en el diseño, planificación y gestión del sistema de transporte público de la región, considerando las diferentes necesidades de la población, en especial de las mujeres, jóvenes, niños y niñas y personas mayores, que hacen desplazamientos más cortos y numerosos.

En la hora de ruta de la candidatura socialista destacan, además, el desarrollo de la Ley de Dependencia, la defensa de la gestión pública del Canal de Isabel II y una decidida apuesta por impulsar la participación ciudadana para lo cual volverá a celebrar los plenos de las Juntas de Distrito en horario de tarde y apoyará la incorporación de la FRAVM al Consejo Económico y Social y al Consejo de Administración del Consorcio de Transportes.

En su intervención, el presidente de la FRAVM recordó que “el compromiso, como todos los compromisos, comporta la obligación de cumplirlo”. Y en eso, afirmó, estará la federación, “vigilando para que, tanto quienes asuman la responsabilidad de gobernar como quienes estén en la oposición cumplan lo comprometido” porque “esa labor de reivindicación, seguimiento y fiscalización de la labor de Gobierno es la que nos hace socialmente útiles”.