“La mala gestión hace que en Madrid se cierren más de 3.000 camas, una cifra inconcebible, de altísimo riesgo para la población. Las camas, los profesionales, los servicios en una organización pública no se ponen y quitan a demanda, se mantienen en pleno funcionamiento sin más, según ratios de población adjudicada y deben estar disponibles permanentemente y con posibilidad de acción rápida y eficaz en todo momento” indicó en un comunicado la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP)-Marea Blanca, promotora de la concentración.

Con el lema “gobierne quien gobierne, la sanidad pública se defiende”, la MEDSAP volvió al centro de Madrid el tercer domingo del mes, como ha estado haciendo, con un tesón a prueba de tormentas, desde 2012.

“Es muy lamentable que por ideología y falsas razones económicas, mientras se dilapida el dinero público, o sea nuestro dinero, las plantillas que ya están bajo mínimos, sobre todo en enfermería (con uno de los ratios más bajos de la UE), tengan una escasez de sustituciones durante el verano altamente peligrosa hasta el punto de perjudicar seriamente la atención sanitaria a los ciudadanos, y lesionar gravemente a los escasos profesionales con las que las dotan”, puede leerse en la citada nota, antes de continuar: “son ellos los que con un esfuerzo numantino, tratan de dar soluciones, que desafortunadamente no dependen de su empeño, sino del buen gobierno; de la buena gestión sin alteraciones ideológicas e interesadas, del orden, del objetivo claro del servicio público y del uso debido de todos los medios, que tenemos y no queremos pedirlos prestados. Pero ese es su triste juego, en tanto quiénes dirigen estos desatinos políticos están cobrando sueldos excesivos e incluso hasta llegan a lograr privilegios que ninguno de los demás tenemos”, se queja la red con amargura.

Por todo lo anterior, con la mirada puesta en la próxima constitución del Parlamento y el Gobierno del Estado, la MEDSAP exigió ayer “a los políticos de turno que dejen de agredir a los ciudadanos que les dan de comer. Es enorme y extensa la larga lista de ataques y agresiones a nuestro Sistema Público Sanitario, que se está produciendo aquí y en otras partes del Estado, donde Mareas Blancas trabajan en el mismo sentido que nosotros dentro de la Marea Blanca Estatal, altavoz sincronizado para toda la ciudadanía del país por el que exigimos Sanidad Pública Universal y de Calidad, ¡ya!”.

Durante la concentración ante el Ministerio de Sanidad, los portavoces de la Mesa recordaron que el el pasado 18 de junio, tras la organización en Moratalaz de la primera Asamblea de la Marea Blanca Estatal , se constituyó un espacio de lucha de ámbito supraregional.

Consecuencia de este hecho, la 46ª Marea Blanca sirvió para repasar diferentes conflictos hoy activos en el Estado. Además de protestar por el cierre de camas hospitalarias en numerosas comunidades autónomas, la MEDSAP denunció la falta de información sobre las listas de espera, un problema que está lejos de remitir y que comparten otras provincias como las gallegas, Cantabria o Salamanca. La Marea Blanca Estatal calcula que en estos momentos hay 300.000 personas en lista de espera en Galicia y en Salamanca se acaba de descubrir un “armario B” con 12.000 personas que no estaban contabilizadas. Cosas como esta, que se unen a una gestión “oscura y partidista”, que beneficia a determinadas empresas privadas, ha levantado en las últimas semanas a la sociedad salmantina.

En Aragón, la Marea Blanca lleva tiempo denunciando la línea continuista del actual ejecutivo regional, “perseverando en concertaciones con la sanidad privada, tanto en pruebas diagnósticas como en procedimientos quirúrgicos”, mientras en Andalucía, además de seguir con las externalizaciones, la Consejería de Sanidad cierra recursos y mantiene la eventualidad de muchas plantillas, lo que redunda en un deterioro del servicio público.