“Aunque la construcción del Campo de Golf de Valdeloshielos sea compatible con la normativa vigente y la aprobación de este proyecto haya seguido los pasos exigidos por la normativa aplicable al efecto, existen argumentos razonables para considerar la posibilidad de que dicho proyecto pueda no ser necesariamente compatible con los objetivos del Programa MaB”, sostiene un informe de esta agencia de la UNESCO cuyas siglas en inglés se identifican con “el hombre y la biosfera (MaB)” . El organismo internacional, que responde con este documento a una consulta realizada por la asociación vecinal de Tres Cantos el año pasado, basa sus dudas “en la propia naturaleza de la actividad que se promueve con el proyecto, en detrimento de otras actividades alternativas aparentemente más compatibles con los objetivos de conservación, en la transformación de un espacio colectivo en otro de uso privativo, en la severa modificación del entorno que esto supondrá y en la existencia de otras alternativas para la promoción del deporte en espacios alternativos y de otras alternativas de desarrollo en el espacio afectado”.

Estas conclusiones, que se realizan tras analizar la ubicación de la finca Valdeloshielos dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera de la Cuenca Alta del Manzanares, dan oxígeno a los opositores al proyecto golfístico, que este sábado 14 de mayo promueven una nueva protesta en Tres Cantos. Colectivos ecologistas y vecinales, la citada asociación entre ellos, organizarán desde las 12h30 una “romería reivindicativa” en la zona verde amenazada por la candidatura de la Ryder Cup 2018. A pesar de que el pasado 19 de noviembre el director general de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid dio luz verde al proyecto de campo de golf en Valdeloshielos con una Declaración de Impacto Ambiental positiva, las organizaciones agrupadas en la Plataforma en defensa de las Zonas Verdes Públicas de Tres Cantos, con el apoyo de federaciones como Ecologistas en Acción o la propia FRAVM, intensifican su protesta convencidas de que la infraestructura deportiva puede aún paralizarse. El pasado 10 de abril, casi dos meses después de que la oposición municipal solicitara la nulidad del pleno en el que se aprobó el proyecto de Campo de Golf con el argumento de que para ello no se presentaron documentos claves, medio millar de tricantinos se manifestó por las calles del pueblo contra la infraestructura.

Unos meses antes, la asociación vecinal de la localidad remitía al comité español del Programa MaB su preocupación por la puesta en marcha de una instalación tan invasiva como un campo de golf en el interior de los límites de la Reserva de la Biosfera (ESP 11) de la Cuenca Alta del Río Manzanares. Tal y como indica la entidad ciudadana, “entendíamos que las reservas de biosfera tienen entre sus fines contribuir a la conservación de los paisajes y la variación genética, así como fomentar un desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico y que, consecuentemente, un campo de golf no se encuadra entre dichos fines”.

El Programa MaB es un órgano de la UNESCO, creado en 1971, para definir y defender las reservas de la biosfera y desarrolla las bases, dentro de las ciencias naturales y sociales, para el uso sostenible y la conservación de la diversidad biológica y para la mejora de la relaciones entre las personas y su medio ambiente. Dichas reservas siguen siendo jurisdicción de los estados en que se ubican y estos deben adoptar las medidas que consideren necesarias para mejorar su funcionamiento. En el caso de España, el Programa MaB tiene su sede en el Ministerio de Medio Ambiente.

Ver documento del Programa MaB en ficheros relacionados.