Durante dos jornadas, los directores generales autonómicos de turismo y responsables gubernamentales de diferentes ministerios que conforman el citado grupo de trabajo han escuchado a representantes de los sectores concernidos en la poblemática de las VUT: plataformas, hoteleros, personas residentes…Hoy le tocaba el turno a las asociaciones vecinales, que han estado representadas por la FRAVM, la Coordinadora de AAVV de Centro y las AAVV de Cascos Históricos.

En su media hora de alocución, Pérez Quintana se ha limitado a defender cuatro propuestas:
– La prohibición de las VUT en edificios residenciales o, en su defecto, que queden limitadas a la planta baja o inferiores, con un acceso independiente y sin comunicación con el resto de las viviendas. Esto debería estar incluido en una Ley por el Derecho a la Vivienda.
– La reforma de la Ley de Propiedad Horizontal de manera que sea necesaria la unanimidad (o en su defecto el 75%) de los votos de los vecinos y vecinas de una comunidad para aceptar la apertura de una VUT.
– El refuerzo de los servicios de inspección y control de la Administración y una mayor cobertura legal de estos. Con sus propias Normas Urbanísticas, muchos ayuntamientos tienen capacidad para sancionar y cerrar las VUT ilegales, pero la mayoría han optado por mirar hacia otro lado en todos estos años de desarrollo del fenómeno.
Sancionar a aquellas plataformas que publicitan VUT ilegales.

Junto al responsable de la FRAVM, Leticia García, de la Coordinadora de AAVV de Centro, y Asunción Moreno, de la AV Centro Antiguo de Málaga, han expuesto los graves problemas que en estos momentos están generando las VUT en los vecindarios de algunos barrios de nuestras ciudades, como consecuencia, en buena medida, de la inacción de las administraciones.