El 15 de septiembre, con el voto favorable de Podemos, PSOE y Ciudadanos, salió adelante una Proposición No de Ley (PNL) promovida por Madrid en Transporte Público para poner en marcha en 2017 el abono social en la Comunidad de Madrid. Como consecuencia, se constituyó una mesa técnica con “miembros de los partidos políticos representados en la Asamblea de Madrid para acordar los criterios económicos (costes y financiación) y sociales”. En dos meses, este grupo debía presentar una propuesta de “un abono social de transporte a precio reducido, dirigido a personas desempleadas o con escasos recursos, y el establecimiento de un abono social de transporte gratuito para las personas pertenecientes a sectores de la población en riesgo de exclusión social y en situación de pobreza extrema”. Dicho y hecho.

Ayer por la tarde, en un acto que tuvo lugar en el Centro Cultural de Lavapiés, un portavoz de MTP y representantes de los Grupos Parlamentarios Ciudadanos, Socialista y Podemos, que forman parte de la citada mesa técnica, presentaron la primera propuesta con vistas a hacerse efectiva ya en 2017: que todas las personas que han percibido la Renta Mínima de Inserción este año y aquellas que la perciban en 2017 dispongan de un abono de transporte totalmente gratuito.

La medida, que afecta a unas 30.000 personas, tendría un coste estimado de 10 millones de euros, por lo que es necesario que sea incluida en los presupuestos de la comunidad autónoma para 2017. Por ello, MTP reclama al Gobierno regional que cumpla con la PLN, asumiendo la propuesta de la mesa técnica, y no bloquee su puesta en marcha mediante el uso interesado de los presupuestos.

MTP celebra que “por primera vez en la región vaya a haber un abono social de transportes, como ya existe en más de 20 ciudades españolas. Empezar por las personas que se encuentran en una mayor vulnerabilidad económica, es sin duda un primer paso necesario”.

Este gran logro social no habría sido posible sin el intenso trabajo desempeñado por las personas y organizaciones que hace tres años crearon MTP, así como por otras muchas entidades, “que en todo este tiempo nos han mostrado su apoyo y han caminado a nuestro lado”, indica la plataforma. Sin embargo, MTP es plenamente consciente de que la propuesta que se presentó ayer es solo un primera paso, ya que “todavía son muchas las personas a las que debería proporcionarse un abono social: el Consorcio Regional de Transportes de Madrid estima en 700.000 las personas que por motivos económicos podían ser susceptibles de dicho abono”.

Por esta razón, MTP continuará movilizándose para conseguir “un abono social de mayor impacto social, que impida lo que ocurre en la actualidad: que el transporte público madrileño resulte un lujo para una gran parte de la población madrileña como consecuencia de la falta de recursos económicos”.