El encuentro tuvo lugar tras una petición formulada por la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto el pasado mes de junio para conocer de primera mano los planes que la Consejería de Transportes tiene para cumplir la promesa de acometer la ampliación de la línea 11 de Metro desde la estación de Plaza Elíptica hasta Atocha-Renfe y Conde de Casal.

El director de Infraestructuras y Servicios de la Comunidad de Madrid, Ignacio García Rodríguez, aseguró a los delegados vecinales que ya está concluido el proyecto constructivo, y que está pendiente de la aprobación de los presupuestos para el año 2022, que en principio deben incluir una partida que permitiría la licitación y comienzo de las obras a lo largo del año 2022.

Por su parte, tal y como informa la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto, los representantes vecinales trasladaron, por un lado, “la necesidad de acometer la obra, para que la línea 11 deje de ser un ramal de poca utilidad”, y por otro, “el hartazgo vecinal por las promesas incumplidas y los continuos retrasos que han afectado a esta línea”.

Recordemos que la línea 11 inició su andadura en 1999 con sólo tres estaciones y tardó siete años hasta llegar a su destino prometido, Carabanchel Alto. Y ahora, advierte el colectivo vecinal, “vuelve a acumular retrasos de varios años la promesa realizada en 2017 de que el tramo hasta Conde de Casal estuviera en funcionamiento en 2023”.