Por amplia mayoría, y gracias al Plan de Revisión del callejero madrileño, en 2017 el Ayuntamiento acordó sustituir el nombre de la calle del general franquista Millán Astray, destacado defensor del golpe militar y pilar de la dictadura franquista, por el de la maestra republicana, Justa Freire, defensora del derecho a la educación de niñas y niños y la renovación pedagógica.

Pero poco ha durado este reconocimiento y el pasado 24 de agosto, en aplicación de una recurrible sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y que el Ayuntamiento ha optado por no apelar, se retiraron las placas de la calle Maestra Justa Freire, volviéndose a colocar las del general franquista.

La maestra se ha quedado sin calle. Una vez más una mujer es apartada de la historia. Pero la ciudadanía exige que se respete el acuerdo tomado y por ello que se concentrará para que le devuelva a la calle para continuar en el callejero de Madrid como recuerdo a una labor encomiable y como representación de otras tantas mujeres, defensoras de la escuela pública, de la educación en igualdad y de la democracia, un referente ético y ciudadano.

Por ello la FRAVM anima a sumarse a esta acción por justicia y dignidad, y a firmar la petición que las organizaciones convocantes han lanzado en change.org

 

Entidades convocantes: Acción Educativa, Escuela Abierta, AMAGI, Sierra Norte y CREP de Parla) junto con otras organizaciones entre las que figuran La Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, el sindicato CGT, La Fundación Ángel Llorca, FAPA Giner de los Ríos, Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid, Asociación Casa de Cultura y Participación Ciudadana de Chamberí, Madrid Ciudadanía y Patrimonio, Mesa de Memoria Histórica de Latina, FESP-UGT Madrid, FRAVM , Más Madrid y STEM.

(A esta lista se siguen añadiendo organizaciones)