Las 150 sillas desplegadas en la Plaza de la Villa se quedaron muy cortas para atender una afluencia que sirvió para mostrar el descontento que desde hace meses se ha instalado en los barrios de Madrid como consecuencia de los recortes sociales y del deterioro de algunos servicios básicos del Ayuntamiento. Tal y como indicó Nacho Murgui, presidente de la FRAVM, en el marco de una asamblea que reunió a más de 400 vecinos y vecinas de todos los distritos de la capital, “los proyectos megalómanos y extremadamente efectistas y el despilfarro a los que se ha consagrado durante años la acción del Gobierno local, han convertido nuestra ciudad en la más endeudada de todo el país y limitan en la actualidad las posibilidades de actuación” de un ayuntamiento, que “parece tener margen de maniobra únicamente para apretar el cinturón de sus vecinos y vecinas, imponiendo tasas y recortando derechos y servicios públicos esenciales para el bienestar de la ciudadanía. Pagamos más para recibir menos”, apostilló el dirigente vecinal. Murgui hacía referencia, como se encargaron de describir con detalle representantes ciudadanos de los distritos Centro, Ciudad Lineal, Retiro, San Blas y Vallecas, a servicios como la ayuda a domicilio, la seguridad vial o la limpieza de nuestras calles, que en los últimos tiempos ha “sufrido un notable deterioro”. El responsable de la Comisión de Mayores de la FRAVM, Vicente Llópiz, sostuvo que “con un poco de voluntad política se debería dejar sin efecto la rebaja del 15% en los servicios sociales municipales que tanto perjuicio causarán a un sector tan importante como el de los mayores” mientras la presidenta de la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad, Isabel Rodríguez, alertó de la degradación que, en materia de recogida de residuos, sufren actualmente distritos como Centro o Puente de Vallecas. El deterioro es tan evidente que, tal y como anunció Jorge Madrigal, de la asociación Madrid Sur, las entidades vecinales de este último distrito se congregarán próximamente para limpiar ellas mismas las calles y depositar los enseres que llevan días sin recogerse en la puerta de la Junta Municipal. En la misma línea, Murgui adelantó que la FRAVM tiene previsto convocar próximamente, junto a los sindicatos de la limpieza viaria de la capital, una movilización unitaria.

Los representantes municipales de IU y el PSOE, Ángel Pérez y David Lucas, respectivamente, que fueron los encargados de abrir el pleno ciudadano, también apelaron por una unidad de acción de la izquierda social y la política de la capital para cambiar, a través de las próximas elecciones locales, el signo político del Gobierno municipal. Tras la intervención de Lucas, que criticó con dureza la gestión de un Consistorio que “ya acumula 7.200 millones de euros de deuda” y se preguntó “cómo es posible que se estén produciendo recortes a pesar de la subida de los impuestos municipales”, Elisa Nager, como portavoz de los afectados, expuso la situación de indefensión que actualmente padecen los inquilinos de varias promociones de viviendas en régimen de alquiler de la EMVS que el Ayuntamiento pretende vender a empresas privadas.

Más allá de los recortes y de la subida de impuestos o de la creación de otros nuevos como la polémica tasa de la basura, los asistentes llamaron la atención sobre el adelanto, a las 14h, de los plenos de distrito, “un paso atrás en lo que se refiere a calidad democrática y la participación ciudadana en nuestra ciudad”, según el presidente de la FRAVM. “Es una vergüenza. ¿Qué quieren, que pida en el trabajo a mi jefe de vaya por mí a los plenos?” se preguntó Jorge Madrigal, que también es vicepresidente del Consejo Territorial de Puente de Vallecas. En este distrito, al igual que ha ocurrido en Retiro y San Blas, las asociaciones vecinales, junto al resto del tejido social organizado de estas zonas, han desarrollado en las semanas precedentes plenos municipales alternativos, una iniciativa exitosa que los vallecanos piensan repetir, de forma paralela, cada vez que se celebren los plenos de distrito oficiales.

En nombre de las asociaciones vecinales de Madrid, IU y el PSOE, Nacho Murgui cerró el acto instando “al Gobierno municipal a que reconsidere los recortes en materia de equipamientos, servicios y participación ciudadana, reorientando en esa dirección los presupuestos municipales de 2011 y rectificando las decisiones políticas que excluyen a los vecinos y vecinas del Gobierno de nuestra ciudad”. Del mismo modo, hizo un llamamiento a la ciudadanía, “particularmente a los sectores organizados en el movimiento asociativo de cada distrito, a poner en marcha espacios participativos de deliberación, en torno a los presupuestos municipales. Espacios abiertos al vecindario, en los que los vecinos y vecinas puedan expresar sin cortapisas sus necesidades y propuestas, y darles curso a través de la movilización ciudadana” concluyó.