La ejecución de una de las medidas contempladas en el Plan Vallecas, la puesta en marcha de tres Centros de Acceso Público a Internet (CAPI), les ha costado muy cara a las asociaciones vecinales Norte de Albufera, Los Pinos de San Agustín y Madrid Sur, que invirtieron un total de 135.000 euros (45.000 euros cada una) para ofrecer acceso gratuito a internet a los vecinos del barrio.

Las asociaciones realizaron la inversión en enero de 2007 en cumplimiento de una de las medidas contempladas en el Plan Vallecas y a instancias de los responsables de la viceconsejería de Innovación Tecnológica. La sorpresa fue mayúscula cuando el 29 de septiembre del pasado año, la Comunidad les comunicó que ‘por motivos jurídicos no se iba a abonar el dinero’.

Desde entonces, la FRAVM no ha dejado de exigir a la Comunidad de Madrid que desembolse el dinero invertido por las asociaciones para la puesta en marcha del servicio, que ha hipotecado a las entidades vecinales.

Ayer, por fin, representantes de la FRAVM y de las tres asociaciones perjudicadas se reunieron con el viceconsejero de Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid, Alejandro Haffter, que se comprometió a ofrecer una solución al conflicto planteado la semana próxima. Las entidades han solicitado recibir la respuesta por escrito.