El proyecto de ampliación de la M-40 proyectado por el Ministerio de Fomento, que prevé la construcción de 120 kilómetros de vías paralelas a la carretera de circunvalación a su paso por los distritos de San Blas, Moratalaz, Vicálvaro, Puente de Vallecas, Vallecas Villa, Usera, Villaverde, Latina, Carabanchel, Moncloa-Aravaca, Fuencarral-El Pardo, Hortaleza y Barajas y los municipios de Leganés, Alcorcón y Pozuelo de Alarcón ha sido calificado por las asociaciones de vecinos de los ámbitos afectados y por la FRAVM de “atentado medioambiental”. No en vano, destruye zonas verdes y espacios naturales protegidos de incalculable valor en el Monte El Pardo, el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares o el Monte del Pilar. Desde el año 2003, las asociaciones han puesto de manifiesto en distintas y sucesivas ocasiones su firme rechazo al proyecto, un rechazo acompañado, eso sí, de propuestas alternativas que incluyen la petición de soterramiento de determinados tramos. Las “medidas correctoras contra el ruido en el que se proponen soluciones específicas para los tramos en los que la FRAVM solicitaba soterramiento” que la Administración ha incorporado han provocado una profunda decepción y frustración por insuficientes.

Las asociaciones de los ámbitos afectados por el proyecto de ampliación de los distritos de Villaverde, Vicálcaro, San Blas y Carabanchel se dieron cita ayer con representantes de la FRAVM. Todas ellas acordaron valorar en sus respectivas coordinadoras distritales la posibilidad de organizar movilizaciones para exigir a las administraciones competentes que tengan en cuenta las propuestas de soterramiento planteadas por las asociaciones vecinales al objeto de minimizar las afecciones medioambientales provocadas por la ampliación de la carretera de circunvalación. Esta misma propuesta se trasladará a las entidades de los distritos afectados que ayer no pudieron acudir a la cita, como Fuencarral, Moncloa-Aravaca, Puente de Vallecas y Usera, entre otros.