El pasado 13 de mayo, la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos de Alcalá de Henares remitió al alcalde, Javier Rodríguez Palacios, y a todos los grupos municipales, un escrito para que solicite una actualización de los valores catastrales de las viviendas para el año 2017 ante la nueva situación del mercado inmobiliario. El Consistorio tiene hasta el día de mañana, 31 de mayo, como fecha tope para presentar esta demanda a la Dirección General del Catastro, por lo que en estos momentos redobla su presión. Detrás de esta petición se encuentra la necesidad de que el IBI local se revise a la baja, ya que según la Federación actualmente el vecindario paga demasiado.

Los vecinos sabemos que debemos aportar a las arcas municipales el Impuesto de Bienes Inmuebles, ya que es una de las formas de financiación de nuestra Administación local y no nos negamos a ello. Pero sí queremos que este impuesto se justo, que sea el que realmente se corresponde con el valor real de nuestra vivienda”, indica la organización ciudadana.

Para la Federación resulta evidente que en el Municipio de Alcalá de Henares el desplome del valor de mercado inmobiliario en los últimos años ha sido enorme y que esta bajada no ha tenido el mismo impacto en el valor catastral y por tanto no ha habido repercusión a la baja en la cuota del IBI, con el consiguiente perjuicio para los vecinos de este Municipio. En este sentido, la Ley 16/2016 establece, en una modificación del Texto Refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario (REL. 1/2004 de 5 de Marzo), la posibilidad de solicitar una actualización de los valores catastrales por coeficiente. Así el artículo 32 establece en su literal que los ayuntamientos para solicitar dicha actualización deben cumplir los siguientes requisitos: “Que hayan trascurrido al menos cinco años desde la entrada en vigor de los valores catastrales derivados del anterior procedimiento de valoración colectiva de carácter general; que se pongan de manifiesto diferencias sustanciales entre los valores de mercado y los que sirvieron de base para la determinación de los valores vigentes, siempre que afecten de modo homogéneo al conjunto de usos, polígonos, áreas o zonas existentes en el municipio” y, por último, “que la solicitud se comunique a la Dirección General del Catastro antes del 31 de mayo del ejercicio anterior a aquel para el que se solicita la aplicación  de los coeficientes”.

En Alcalá de Henares se cumplen perfectamente los dos primeros requisitos exigidos por la Ley. El tercero debe ser cubierto por el Ayuntamiento efectuando la solicitud a la Gerencia del Catastro de Madrid en tiempo y forma. “Aún estamos a tiempo de hacerlo y es lo que requerimos de nuestro Alcalde, una gestión eficiente para beneficio de los vecinos de Alcalá de Henares”, concluye la Federación de AAVV.