El conflicto desatado por el Ejecutivo central con la reforma laboral y el “pensionazo” continúa abierto y el mensaje de la huelga general del 29-S, sigue, por tanto, vigente: hacer reversible la reforma laboral; acabar con la congelación de las pensiones en 2011 y recuperar el salario y el acuerdo con los empleados públicos; la oposición al restraso de la edad de jubilación hasta los 67 años y proteger a las personas en desempleo, impulsando la Renta Activa de Inserción.

Es el anuncio que esta mañana hicieron público CCOO y UGT Madrid, al que se adhirieron cerca de doscientas organizaciones sociales, que pusieron de manifiesto su compromiso de apoyar asimismo las movilizaciones convocadas para los días 15 y 18 de diciembre.

El día 15 y, coincidiendo con la Jornada de Acción Europea convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), se celebrarán asambleas, actos informativos y paros en las empresas.

El sábado 18 de diciembre se llevará a cabo una manifestación que partirá a las 12 de la mañana desde la plaza de Neptuno y finalizará en la Puerta del Sol.

En la rueda de prensa que siguió al encuentro entre los representantes de la sociedad civil madrileña y los sindicatos CCOO y UGT de Madrid, el secretario general del primero, Javier López, advirtió que la 18 de diciembre será una movilización ‘de la sociedad civil’, que se prepara para defender sus derechos.

‘Hoy -subrayó por su parte José Ricardo Martínez, líder de UGT- hemos constatado una vez más que la sociedad va por un lado y los gobiernos van por otro’, antes de llamar la atención sobre el hecho de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reúna con los principales empresarios del país sin haberlo hecho todavía con los sindicatos ni “con las organizaciones que vertebran la sociedad española’.

En Madrid, además, hay más motivos para movilizar la ciudadanía en defensa de sus derechos toda vez que, en palabras de Martínez, la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, ha vulnerado ‘principios democráticos claramente establecidos, rompiendo las reglas del juego y utilizando la Ley de Acompañamiento para quebrar la arquitectura democrática’, en referencia a la supresión de 102 instituciones regionales y órganos colegiados, entre ellos el Consejo de la Mujer o el Consejo de la Juventud.

El portavoz de este último organismo, Juan Hernández, denunció que ‘este ataque es un ataque a todos” y añadió que ‘si se acaba con la participación de la sociedad podrán hacer lo que quieran’. En la misma línea, incidió Nacho Murgui, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), que subrayó la necesidad de que después del 29-S se oiga la voz de una sociedad organizada que está siendo ‘agredida’ y cuyos derechos se están poniendo en cuestión. Por eso, el 18 de diciembre, los vecinos de Madrid, advirtió, los madrileños estarán ‘ahí’, en la manifestación convocada desde Neptuno a Sol.