Con el lema “terrazas sí, pero no así. No más abusos terraceros, el barrio para el vecindario”, la entidad ha decidido organizar el acto después de varios incidentes que han tenido lugar en las últimas semanas y que no han hecho otra cosa que agravar el problema. “Nuestro barrio se está convirtiendo en un recinto ferial terracero, los niños ya no pueden jugar en la calle ni los mayores sentarse en los bancos. Los vecinos de Menéndez Pelayo están pasando “miedo” ante “los últimos actos vandálicos resultantes del exceso de alcohol, que es la única oferta cultural que el Ayuntamiento ofrece”, asegura en un comunicado.

En el barrio de Ibiza el espacio ocupado por terrazas ha crecido un 40% en los dos últimos años, y lo ha hecho, esencialmente, en detrimento del espacio del peatón, que en algunas calles tiene serias dificultades para transitar por la acera guardando las distancias mínimas de seguridad sanitaria. “Las concesiones de licencias no paran, ignorando las ordenanzas vigentes en muchos casos, que impiden instalar estructuras fijas en dos de los últimos bulevares de Madrid, y no respetando los espacios concedidos”, indica la asociación vecinal, antes de continuar: “las terrazas ocupan nuestras aceras y calzadas, dificultando nuestros quehaceres diarios. Estos negocios han empeorado la calidad de vida del barrio: el ruido, la suciedad y el vandalismo están llegando a límites intolerables, con la connivencia de nuestros políticos y autoridades”, remacha.

El colectivo, que en esta pelea por el derecho al descanso y a la ciudad del vecindario cuenta con el apoyo de la Asociación Vecinal Los Pinos de Retiro Sur y de la Federación Vecinal (FRAVM), subraya que lleva “años exigiendo un plan del Ayuntamiento por un barrio en armonía, para seguir jugando en la calle y sentarnos en los bancos”, una demanda que de momento ha caído en saco roto. “No pagamos impuestos para que destrocen nuestras calles y hagan oídos sordos a nuestras peticiones”, se queja.

Lamentablemente, el pleno de la Junta de Distrito celebrado en la tarde del martes 8 de junio rechazó, con los votos del Partido Popular y Ciudadanos, una proposición realizada por Más Madrid y apoyada por el PSOE destinada a poner en marcha una campaña de inspecciones y controles a las terrazas del distrito con el fin de detectar y corregir irregularidades, así como una mesa de diálogo en la que participen representantes políticos, vecinales y hosteleros. “¿Por qué la junta no ha sido capaz de aprobar algo tan sensato como poner coto a las terrazas que están fuera de la ley e impulsar un espacio de diálogo una vez que los hosteleros cumplan el acuerdo que firmamos en su día sobre las terrazas en los bulevares y que el concejal no ha hecho respetar? Esto no va de ideologías sino del respeto de derechos básicos”, aclara Félix Sánchez Villarejo, portavoz de la asociación vecinal.

La Asociación Vecinal de Retiro Norte no está pidiendo el cielo. Tan solo “que se cumplan los acuerdos y normativas, y que la policía y autoridades actúen ante el ruido, la violencia y las licencias que incumplen la normativa”. Además, solicita la “reversión de la situación actual” para que su barrio, patrimonio urbano donde los bulevares deben ser zonas verdes, “mantenga su estilo residencial y familiar”.