La Asociación de Afectados por la Venta de Viviendas IVIMA (AVVI), personada como acusación popular en la querella contra la directora gerente del Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), Ana Gomendio, por el delito de malversación de caudales públicos y prevaricación continuada en relación con la venta de 2.935 viviendas públicas al fondo de inversión Goldman Sachs, ha tenido conocimiento de un oficio remitido por el inspector del Grupo IX -UDYCO de Policía Nacional en el que, tras sus investigaciones, recomienda al magistrado del juzgado de instrucción número 48 de Madrid el traslado de la investigación a la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada para que la asuma y desarrolle.

La AVVI valora como “muy relevante” este oficio, así como “las consecuencias que se pueden derivar del mismo”.

El juzgado de instrucción 48 de Madrid que investiga los hechos y ve “indicios objetivos de enriquecimiento” en la venta, por parte del IVIMA, de viviendas públicas, pidió al Grupo Especial de Delincuencia Económica de la Brigada Policial de Policía Judicial a finales de 2014 que investigue “la posible interrelación” entre las empresas compradoras (Azora, Goldman Sachs y Encasa Cibeles, gestora de los pisos) y la Administración.