El profesorado y el alumnado de todas las etapas educativas, desde infantil a universitaria, están llamados a participar en una huelga contra los recortes educativos y contra la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que pretende imponer el Gobierno.

En Madrid, la jornada de huelga concluirá con una manifestación convocada por la Plataforma en Defensa de la Educación Pública que partirá de la plaza de Neptuno y concluirá en la plaza de Sevilla, tras pasar frente a la Consejería de Educación para denunciar que la LOMCE implantará un modelo educativo de dudoso encaje con la Constitución española del 78, que no goza del mínimo consenso político, sindical, ni social y que segrega al alumnado, niega la participación de la comunidad educativa en la gestión de los centros y pervierte la autonomía de los mismos estableciendo un sistema de competencia desigual que generará un ranking entre ellos que se traducirá en una desigual dotación de recursos. En otras palabras, se abandonará el principio de compensación de desigualdades imponiendo un sistema selectivo basado en las evaluaciones externas, al tiempo que desconfía del profesorado para la realización de estas tareas. Además, disminuye el peso del profesorado y las familias en la elección de directores, concediendo a estos la capacidad para rechazar a profesores interinos, establecer perfiles de mérito para los funcionarios, y decidir sobre la admisión del alumnado.

Todo ello, sumado a los millonarios recortes presupuestarios aplicados a la educación pública sumen a uno de los pilares del Estado de bienestar en un momento crítico que mantiene vivo el pulso de la marea verde.