Tras el accidente aéreo que el pasado 5 de mayo costó la vida a un piloto, la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto vuelve a reclamar el traslado del aeródromo de Cuatro Vientos de acuerdo al compromiso que el Gobierno de la Comunidad de Madrid adquirió hace años. 

La entidad denuncia que ‘son ya demasiados los accidentes que se vienen produciendo en las proximidades de este aeropuerto, que se encuentra en la actualidad rodeado de viviendas’, un peligro sobre el que han advertido en numerosas ocasiones y que afecta ‘no solo a las instalaciones del aeropuerto, sino también a viviendas y otros equipamientos escolares o sanitarios’.

Hasta que las autoridades competentes no den a conocer un plan de traslado del aeropuerto, con plazos concretos, un protocolo de uso de las instalaciones que elimine los ruidos y las molestias que los abusos del tráfico aéreo ocasionan (por ejemplo, el reiterado sobrevuelo de helicópteros de gran tonelaje durante la noche), y sobre todo, hasta que la Fundación Infante de Orleans, responsable de las exhibiciones aéreas mensuales, no traslade sus aviones a la base aérea de Getafe, la asociación vecinal continuará trabajando por su desmantelamiento recogiendo firmas de los vecinos afectados.

Entre tanto, solicitará entrevistas con AENA, gestora del aeropuerto; con el Gobierno regional, con la Fundación Infante de Orleáns y con los ministerios de Defensa e Interior, propietarias de algunos aviones que hacen uso del aeródromo.

Inaugurado en 1911, el aeropuerto de Cuatro Vientos es el más antiguo de España. Al igual que otras instalaciones insalubres, fue construido en las afueras de la ciudad. El Ayuntamiento de la capital, sin embargo, planificó un desarrollo urbanístico al borde del aeródromo, el PAU de Carabanchel, que habitan más de 30.000 vecinos.

Hasta los años noventa el tráfico aéreo era moderado, pero ya en 2003 superó los 70.000 movimientos. A las vecinas y vecinos del entorno les preocupa la contaminación acústica y atmosférica generada pero, sobre todo, la inseguridad, un peligro que, como quedó patente el pasado domingo, continúa amenazando a las vecinas y vecinos de Carabanchel.

Más info aquí.

Foto: AENA.