Con motivo del Foro Mundial del Agua, organizado en Marsella en marzo de 2012, asociaciones y colectivos que trabajan en defensa del medio ambiente lanzaron la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) ‘El derecho al agua y el saneamiento como derecho humano – El agua no es un bien comercial, sino un bien público’ para pedir a la Comisión Europea que promueva un cambio en la legislación de los países miembro de la UE para garantizar el acceso universal al agua y al saneamiento y evitar la explotación, con ánimo de lucro, de un bien público y de primera necesidad, como el agua.

La iniciativa requería, para su debate en el seno de la Comisión, la firma de un millón de personas. El objetivo fue ampliamente rebasado: al término del plazo fijado para la recogida de rúbricas, el pasado 9 de septiembre, se contabilizaron 1.857.605. España, que tenía asignado un objetivo de 40.500, recabó más de 65.000. Representantes de las organizaciones encargadas de desarrollar la campaña, entre ellas la Plataforma Contra la Privatización del Canal de Isabel II, de la que forma parte la FRAVM, registraron las firmas el pasado 10 de septiembre en la Oficina del Censo Electoral. 

Aunque ya no computen para la ICE , los organizadores de la campaña todavía recogen adhesiones a la petición en su página web.

 El proceso ahora sigue su curso: los 28 países miembro de la UE deberán validar ahora las firmas antes del 9 de diciembre. Los promotores dispondrán de tres meses para detallarla y presentarla en una audiencia pública ante el Parlamento Europeo, a partir de lo cual la Comisión deberá anunciar una decisión al respecto. 

Además del apoyo, a título personal, de más de 65.000 personas, un número superior a 50 municipios y diputaciones aprobaron en sus plenos que el agua se considere un derecho humano y quede al margen de la liberalización y comercialización.