A partir de ahora, la federación vecinal impulsará esta línea de actuación con el proyecto Reutiliza.K de la asociación La Kalle, una iniciativa basada en la economía circular que promueve la inclusión sociolaboral de jóvenes en vulnerabilidad social, así como la reutilización como medio de reducción del consumo tecnológico. Otras áreas de intervención de Reutiliza.K son la inclusión digital y la sostenibilidad ambiental.

En virtud del nuevo acuerdo de colaboración, durante los próximos tres años se buscará mejorar y ampliar las herramientas tecnológicas de los colectivos que forman parte de la FRAVM, fomentando su reutilización y un reciclaje adecuado cuando su vida útil llegue a su fin. En palabras de La Kalle, se trata de “un primer paso para romper con los factores de riesgo social, ambiental y otras brechas digitales derivadas del modelo de consumo lineal, desde la concienciación de lo que supone la explotación de los recursos ambientales muy por encima de las capacidades que puede asumir el planeta y que supone diferentes dificultades, retos globales para la sostenibilidad del planeta y la igualdad de oportunidades”.

Con el convenio, la FRAVM busca no solo reducir la brecha digital existente en sus asociaciones sino también potenciar un modelo de consumo verde, que combata males de nuestra época como la obsolescencia programada con la reutilización y el reciclaje de las herramientas digitales.