A cuatro días del 18 de julio de 1936 y cuando las instituciones parlamentarias europeas han condenado el franquismo, diversas entidades, entre ellas la FRAVM, piden a las Cortes españolas y al resto de los organismos representativos de la voluntad popular en el Estado que se sumen a la condena.