La salida de la crisis económica ha de pasar, necesariamente, por construir un modelo económico social y medioambientalmente más justo, eficiente y sostenible. Es el objetivo de la iniciativa promovida por la Confederación Sindical Internacional (CSI) para el día de ayer: la celebración de la segunda Jornada Mundial por el Trabajo Decente. En Madrid, los sindicatos CSI, CC OO y UGT celebraron una asamblea de delegados sindicales en la que alertaron sobre el peligro que se cierne sobre un estado social y de derecho que, en palabras del secretario general de CC OO en Madrid, Javier López, ‘se está poniendo hoy a prueba’ con cerca de medio millón de parados, sólo en Madrid y unos expedientes de regulación que multiplican por seis las cifras de hace un año.

‘Es la hora de la cohesión social, de reconstruir un modelo económico contaminado por la especulación. Es la hora del diálogo. No es la hora de quienes nos llevaron al desastre, irresponsables e inmorales’. ‘Y desde luego no es la hora de la CEOE, de los que pretenden forzar la maquinaria para que el Gobierno cambie de actitud o si no, cambiar el Gobierno’ añadió López que anunció una movilización para mediados de diciembre.

El secretario general de la Confederación Sindical de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, por su parte, lamentó que ‘ojalá fuera cierto el final de la recesión’, pero ‘no parece ser así’. A pesar de ello, quiso lanzar un mensaje de optimismo porque ‘hay salidas y alternativas a la crisis’ si el Gobierno prioriza en los presupuestos la protección de quienes peor lo están pasando, así como la creación de empleo a través de una política fiscal ‘expansiva’ que ‘dinamice’ la economía. Una política fiscal que grave las rentas del capital y que persiga el fraude. En definitiva una política muy distinta de la ‘tímida e injusta’ reforma fiscal anunciada por Zapatero.

Por último, Toxo recordó que los sindicatos siguen apelando a la negociación y al diálogo, y que están ‘preparados para el acuerdo’, aunque aseguró que también están ‘preparados para la movilización’ si las cosas siguen como están y si la CEOE sigue con su ‘cerrazón’.

Por último, su homólogo de UGT, Cándido Méndez, afirmó que ‘existe una salida solidaria a la crisis económica’, una salida ‘desde la unidad’ frente a quienes quieren que se dé ‘un paso atrás’ en el objetivo de lograr un trabajo decente, un objetivo aprobado por todos los gobiernos y los representantes de los trabajadores y los empleadores del mundo de la OIT el pasado mes de junio y recogido en el

Pacto Mundial por el Empleo.