Tal y como quedaron el pasado 27 de marzo, en un encuentro mantenido en vísperas de la contienda electoral en el que la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) presentó al grupo parlamentario de Izquierda Unida las reivindicaciones vecinales, ambas organizaciones han mantenido hoy una reunión para intercambiar impresiones sobre los temas de interés común: educación, vivienda e infraestructuras y transportes. Nacho Murgui, presidente de la FRAVM, ha destacado que “hemos coincidido en la necesidad de adecuar la Ley de Suelo de la Comunidad de Madrid a la estatal”. Ha señalado, asimismo, que dado que el Plan de Vivienda Regional vigente finaliza en 2008 “pedimos que el Gobierno regional diseñe el próximo contando con las propuestas de los agentes sociales, como la inclusión de medidas que garanticen la ejecución de planes de rehabilitación de viviendas, medidas de penalización de la vivienda vacía y la creación de un parque público en régimen de alquiler”.

A esta reivindicación Gregorio Gordo, diputado de IU y portavoz del grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid, ha respondido anunciando que la formación política cree necesaria la elaboración de “una ley de rehabilitación que ayude a la conservación del patrimonio ya construido”.

Ambas organizaciones han coincidido también en poner de manifiesto su oposición al cierre de la M-50, tanto al trazado propuesto por el gobierno de Esperanza Aguirre como al de Fomento y a la ampliación de la M-40, un proyecto que ha suscitado una viva oposición vecinal. “El problema de fondo –han señalado- no es quién tiene la competencia sobre esta ampliación, sino cómo va a ser esa ampliación y de qué forma va a afectar a los ciudadanos de esta Comunidad”.En el encuentro, los portavoces vecinales han trasladado la necesidad de que la FRAVM participe, en representación de las asociaciones vecinales, en los espacios de debate y toma de decisiones de la Comunidad como el Servicio Regional de Empleo, el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), el Consorcio Regional de Transporte y las comisiones de Urbanismo y Salud, entre otros. Tras anunciar, en respuesta a las preguntas de los medios de comunicación que se han interesado por las conclusiones del encuentro, que “la FRAVM se opone a la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio”, ambas formaciones han decidido mantener reuniones periódicas “para seguir compartiendo nuestros puntos de vista y trabajar en los temas que de verdad preocupan a los madrileños”