El desahucio de una familia de Villaverde se ha saldado, esta mañana, con la detención de 15 personas que participaban en una acción de resistencia pacífica para denunciar públicamente el desalojo de una familia con dos hijos que carece de alternativa habitacional.

Las negociaciones establecidas por la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) de Madrid con el concejal de distrito, con la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) de Madrid y con el Instituto de la Vivienda (IVIMA) para negociar una solución habitacional para esta familia habían resultado infructuosas. Tras el desahucio, Susana, su marido, y sus dos hijos menores de 7 y 10 años se quedan literalmente en la calle.

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) denuncia la desmesurada intervención policial ejercida contra el grupo de vecinos que habían acudido para poner de manifiesto su solidaridad con la familia y denunciar la vulneración de derechos humanos fundamentales que se produce a diario en nuestra ciudad, una vulneración más grave si cabe cuando afecta a menores.

La entidad vecinal recuerda que la EMVS, propietaria del inmueble, cuenta con más de 6.000 viviendas en alquiler, de las cuales casi una de cada cuatro carece de inquilino. Entiende, por tanto, que la cascada de desahucios que la EMVS está promoviendo responde al desmantelamiento y a la liquidación de la empresa pública y, por extensión, de la política de vivienda social en Madrid.

Con esta última vuelta de tuerca, el Ayuntamiento de la capital deja en situación de desamparo a miles de familias sin recursos y sienta las bases para la creación de una situación de emergencia habitacional. Esto, sumado a los efectos de los recortes aplicados en otros servicios públicos (sanidad, educación, servicios sociales…) arroja a la definitiva exclusión social a crecientes sectores de la sociedad.

Foto: Kaos En la Red.