El Ayuntamiento de Madrid anunció durante el Debate del Estado de la Ciudad, celebrado el pasado 26 de mayo, que reducirá en un 15% la recogida de basuras en la capital, que hasta ahora ofrecía servicio todos los días del año excepto Nochebuena y Nochevieja, con el objetivo de recortar gastos. A falta de cerrar las negociaciones con FCC –empresa adjudicataria de la recogida de basuras– el Ayuntamiento estudia dejar de recoger los contenedores los domingos y festivos.

Francisco Caño, responsable de Medio Ambiente de FRAVM, subraya la incongruencia de la medida anunciada. “Primero castigan a la ciudadanía imponiendo un notable, inoportuno y antisocial incremento de la tasa de la basura. Pocos meses después -añade- anuncian una reducción de la tasa en el marco de la política de ahorro del Ayuntamiento. Botella, sin embargo, aseguró que reducirá la tasa en la misma proporción en la que reduzcan las prestaciones del servicio. ¿Dónde está, pues, el ahorro?”, se pregunta. “Esta forma de gestionar un servicio público -afirma- da cuenta de una forma de gobernar arbitraria que funciona a golpe de imposición. Hace unos meses impusieron la subida de la tasa y ahora vuelven a imponer un recorte que no ha sido consensuado ni negociado con las partes afectadas”.

A juicio de Caño, el equipo de Gobierno “debería sentarse a negociar con las operadoras y los sindicatos a fin de que el recorte se realice, en todo caso, a costa del beneficio de las empresas adjudicatarias del servicio, en este caso, de FCC, como se ha hecho en otros sitios como Castilla-La Mancha, y no a costa de la calidad del servicio, que en muchos barrios es claramente deficiente’.

Caño propone al Ayuntamiento de Madrid otras “recetas” para ahorrar, como que reduzca gastos “totalmente prescindibles” como “despachos, cargos de confianza o coches oficiales’.

Por todo ello, la FRAVM, que mantiene un recurso contra la tasa de la basura en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, apoya la huelga anunciada por los sindicatos para intentar impedir el despido de 200 personas del servicio de limpieza. “Pedimos -insiste Caño- al Ayuntamiento que, a diferencia de lo que hizo cuando aprobó en solitario la subida de la tasa de la basura, se siente ahora con todas las partes afectadas para llegar a un acuerdo satisfactorio que garantice la permanencia en sus puestos de trabajo de los trabajadores y asegure, asimismo, la calidad del servicio”.