En julio de 2006 el Alcalde del Ayuntamiento de Seseña (Toledo), Manuel Fuentes Revuelta (IU) presentó una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción, que posteriormente abrió diligencias, en la que exponía las presuntas irregularidades que rodean a la urbanización de casi dos millones de metros cuadrados para construir 13.508 pisos. Desde entonces, el promotor de este Plan de Actuación Urbanística, Francisco Hernando, conocido como Paco el Pocero, ha venido practicando toda una operación de acoso y presión hacia el alcalde de Seseña para intentar desvirtuar los acuerdos tomados por la Junta de Gobierno Local de este consistorio y contra el resto de representantes de la ciudadanía que desempeñan decentemente la función para la que fueron elegidos democráticamente. Esta presión se centra en una publicación periódica propiedad del constructor, en la interposición de continuas querellas contra el alcalde y en la recusación a los concejales de IU para que no puedan votar en los plenos. La última acción consistió en incitar y coaccionar a sus trabajadores, que no tienen comité de empresa ni delegados sindicales, para que protestaran contra el alcalde con el objetivo de conseguir más licencias de obra.

Todo ello se lleva a cabo con el silencio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ante las amenazas y coacciones a un representante democrático de los ciudadanos, a la vez que un apoyo expreso a las pretensiones del constructor.

Por todo ello, representantes de organizaciones sociales -entre ellas la FRAVM- y representantes políticos de la Comunidad de Madrid y de la Comunidad de Castilla-la Mancha se dan cita en la plaza del Ayuntamiento del municipio para apoyar al alcalde en su lucha en defensa del control, la transparencia y la participación ciudadana en la gestión urbanística; solicitar a los gobiernos regional y central que den amparo institucional y legal a los representantes de la soberanía popular de este municipio y exigir que se adopten con urgencia todas las medidas conducentes a evitar la especulación urbanística y los gravísimos impactos sociales, territoriales y medioambientales que comporta a nivel local, regional y estatal.

Apoyo del movimiento vecinalLas asociaciones de vecinos se han caracterizado, a lo largo de sus más de treinta años de historia, por ser defensoras a ultranza de la ordenación territorial y la legalidad urbanística de los pueblos y ciudades en los que habitamos y por su empeño en conservar, rehabilitar, equipar, dotar y mejorarlas. En este sentido, siempre han concebido los nuevos crecimientos en función de las necesidades reales de los municipios y de su población, de la sostenibilidad y el equilibrio medioambiental y socia haciendo frente, en no pocas ocasiones, al dictado de los grandes promotores y especuladores del suelo e inmobiliarios y batallando a diario contra las reclasificaciones y recalificaciones de suelo y contra los crecimientos al límite de capacidad.

La lucha contra la especulación y la corrupción urbanísticas, contra la mafia del ladrillo, por la salvaguarda de nuestros barrios, de nuestros pueblos y de nuestro entorno, hermana a las asociaciones de vecinos en la defensa de lo público y del bien común con regidores y regidoras de distinto color político de los que nos sentimos sinceramente orgullosos: si hace una década fueron un alcalde del PSOE, Felipe Sanz, una alcaldesa del PP, Pilar Martínez, los que declararon persona non grata y lograron desterrar de Villaviciosa de Odón al Pocero, el mismo reconocimiento nos merece Aquiles Aparicio, quien fuera alcalde de Boadilla del Monte y le cerrara a ese sujeto la planta hormigonera.

De ahí la presencia de representantes del movimiento vecinal madrileño en el acto: para mostrar activamente su solidaridad, reconocimiento y simpatía a otro alcalde comprometido con lo público y el bien común, Manuel Fuentes Revuelta.