El pasado 19 de diciembre, mientras en la Asamblea de Madrid la mayoría del Partido Popular seguía dando pasos hacia el desmantelamiento de los servicios públicos y de la democracia, miles de personas acudían a la manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública, plataforma integrada por muchas de las organizaciones e iniciativas que se oponen a los planes de privatización del gobierno de la Comunidad de Madrid.

La manifestación, encabezada por un cordón humano formado por personas que participan en las diferentes mareas sociales y sectores en conflicto (trabajadores de Telemadrid, bomberos, miembros de la comunidad educativa, de los colectivos de mujeres, de quienes se oponen a la privatización del Canal de Isabel II, de trabajadores y trabajadoras de la sanidad pública…) había sido concebida por sus convocantes para llegar a la Asamblea de Madrid y poner de manifiesto, frente a ese emblemático edificio, el rechazo de una buena parte de la sociedad a las políticas gubernamentales y la fortaleza de los diferentes sectores sociales unidos frente a las políticas ultras de recortes y privatizaciones.

Sin embargo, la Delegación de Gobierno decidió imponer un recorrido imposible, al que las organizaciones convocantes no teníamos más remedio que plegarnos bajo la amenaza de graves represalias, así que completamos el recorrido impuesto, un recorrido que nos llevaba por calles estrechas, aisladas y separadas de la Asamblea.

Ni las órdenes de la Delegación del Gobierno ni la decisión de las organizaciones convocantes impidió que muchas de las personas decidieran, sin embargo, acudir hasta la Asamblea y ejercer el derecho legítimo de manifestarse de manera pacífica.

En las inmediaciones de la Asamblea hubo identificaciones y detenciones. Queremos manifestar nuestro rechazo a cualquier tipo de represalia que pudieran sufrir los ciudadanos y ciudadanas que, a nivel individual, decidieron acercarse a la Asamblea a poner de manifiesto su rechazo ante lo que estaba ocurriendo en el interior del edificio, que en ningún caso eran promotores de ninguna acción ilícita.

Tenemos que denunciar también que la Delgación del Gobierno nos ha denegado nuevamente la autorización solicitada para una concentración el próximo 27 de diciembre a las 17 horas frente a la Asamblea de Madrid, con ocasión del debate sobre la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos del 2013. Entendemos que existen motivos sobrados para realizar esta protesta legítima, pero la decisión de la Delegación nos obliga a desconvocarla. Queda desconvocada por nuestra parte y, por tanto, no nos hacemos responsables de otras convocatorias que puedan realizarse en este sentido.

No podemos impedir que, dados los numerosos motivos existentes para hacerlo, la ciudadanía acuda a protestar frente a los responsables del saqueo de lo público que se está produciendo en la Comunidad de Madrid.

Exigimos la puesta en libertad sin cargos de la persona que, según informaciones publicadas, fue detenido.

Reiteramos nuestra voluntad de seguir sumando fuerzas y mantenernos unidos frente al plan de privatización de la sanidad del gobierno de Ignacio Gonzalez.

Llamamos a la población a seguir secundando las diferentes movilizaciones que se están produciendo con este objetivo.