La preocupación y la implicación de la ciudadanía en la conservación de la Dehesa de la Villa se puso por primera vez de manifiesto en 1992, frente al proyecto de construcción de una autovía que, en la práctica, suponía la destrucción de gran parte de esta zona verde que, en la actualidad, ocupa 700.000 metros cuadrados. Desde entonces y, además de la paralización de la construcción de la vía rápida, el trabajo de las asociaciones vecinales y ecologistas que constituyen la Coordinadora Salvemos la Dehesa de la Villa ha dado numerosos frutos, casi todos, subrayan, minados por la acción de la Administración local.

Destacan, entre otros, el cierre de la carretera de la Dehesa aunque, apunta la Coordinadora, ‘el proyecto resulta tosco y segrega peatones de ciclistas’; la creación de un centro de interpretación ‘a espaldas de los vecinos’ incrementando el volumen edificado y exhibiendo textos ‘que han sido `extraídos’ con nocturnidad y alevosía de nuestras publicaciones’; la ejecución de la Senda Real, ‘cuidando que desapareciera toda referencia a que la idea y el trazado surgió en una de las jornadas organizadas por la Coordinadora’. Finalmente, añaden, el Ayuntamiento “ha decidido `apropiarse’ también” de las plantaciones populares que desde hace 15 años viene promoviendo la Coordinadora “desvirtuando sus objetivos” originarios: denunciar el abandono de este ‘bosque en la ciudad’ y demostrar la capacidad de la ciudadanía para mejorar su entorno, gracias a la cual “las madrileñas y madrileños pueden disfrutar hoy de miles de nuevos árboles y arbustos”.

A juicio de las entidades que componen la Coordinadora, la Administración municipal no termina de ver esta zona verde “como la ven la mayoría de las personas que acuden a ella para disfrutar de la naturaleza: un espacio complejo, testigo de lo natural en la ciudad y que los vecinos consideramos nuestro’. ‘También creíamos, un poco inocentemente -añaden-, que sus responsables serían capaces de desarrollar un Plan Integral de Uso y Gestión de la Dehesa de la Villa o un Plan Director que incluyese nuestra visión. Un plan que, de hecho, el Ayuntamiento de Madrid prometió hace ya 5 años y que desde entonces sigue durmiendo el sueño de los justos’.

Por todo ello y, con el objeto de recuperar el carácter reivindicativo de la convocatoria, la Coordinadora invita a la ciudadanía a participar en la plantación para exigir la necesidad de redactar “ese plan integral que permita que nuestra Dehesa continúe siendo ese lugar en el que vecinos y vecinas nos encontramos con nuestra historia y nuestros árboles, pero también con nuestros vecinos y nosotros mismos”.

“Quince años dan para mucho -aseguran- pero 15 años de acción municipal deberían de haber dado para más. No puede ser que la mayoría de las acciones estén destinadas a facilitar el trabajo de la contrata, y que las autoridades municipales no hayan considerado necesario abrir un proceso de participación real más allá de informar sobre lo que ya se ha decidido hacer que permita, primero elaborar y más tarde ejecutar, un plan capaz de convertir a la Dehesa de la Villa en un espacio útil para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y ciudadanas atendiendo a sus dimensiones ambientales, sociales y de equipamiento urbano”.

Con ese objetivo, todas las vecinas y vecinos de la ciudad están invitados a participar en la plantación, llevando para ello su propia azada o azadón.