Lourdes Hernández y Nicolás Sánchez, portavoces de la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel han declarado hoy que “el tiempo y la Justicia nos han dado la razón en relación a la construcción del tanatorio privado en un terreno publico, una chapuza más del Ayuntamiento de Madrid, representado por la Junta Municipal de Carabanchel con el beneplácito del ex concejal de Urbanismo, Ignacio del Río y un grupo de empresarios abulenses”.

En agosto de 2002, el entonces concejal de Carabanchel, Carlos Izquierdo, autorizó a la empresa Interfunerarias a que rehabilitara y acondicionara parte del Parque público de San Isidro para construir un tanatorio privado en una zona, para colmo, rodeada de viviendas. “Talaron 114 árboles del parque, algunos de ellos centenarios y dañaron las paredes interiores del cementerio construido en 1841 para construir un tanatorio que representaba la octava instalación funeraria en Carabanchel. Las vecinas y vecinos logramos paralizar las obras durante dos jornadas, los días 2 y 3 de septiembre, pero terminaron construyeron la instalación después de casi un mes de movilizaciones. Izquierdo no escuchó las voces de los vecinos y vecinas, hizo caso omiso a los informes de dos técnicos del Ayuntamiento y autorizó la construcción de este tanatorio. “¿Cuántas cosas se han hecho de este mismo modo? ¿Qué obtuvo a cambio?”, se preguntan.

“Ya no podremos tener los árboles que nos quitaron a traición aprovechando el mes de agosto, pero seguiremos teniendo algo muy importante: la dignidad de defender los intereses de la ciudadanía de Carabanchel, y seguiremos reivindicando todo aquello de que nuestro barrio necesita, con o sin apoyo de la Junta Municipal. Por todo ello, exigimos al que sigue siendo concejal de Carabanchel, Carlos Izquierdo, que paralice inmediatamente toda actividad en el tanatorio por estar funcionando ilegalmente, y que se inicie una investigación para determinar quiénes son los responsables políticos y técnicos de estas actuación ilegal”.