La Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Carabanchel denuncia la actuación de la Dirección Regional de Bienestar Social en el precipitado traslado de los usuarios de los tres centros de discapacitados dependientes del Gobierno regional, dos de ellos –el centro Fray Bernardino Álvarez y el denominado Magerit– situados en su distrito. “Podemos entender -reconoce Gabriel Lozano, de la AV General Ricardos- la necesidad de rehabilitar los edificios, pero la precipitación con la que han trasladado a los usuarios de los centros es del todo punto inaceptable. La muerte de Delfina Muelas es una clara muestra del trastorno que este tipo de cambios bruscos ocasiona a las personas de avanzada edad y delicado estado de salud”. Las asociaciones vecinales exigen que “una vez finalicen las obras, los usuarios vuelvan a sus centros de origen y que la Consejería de Familia y Asuntos Sociales garantice la continuidad en sus puestos del personal laboral y de quienes tienen contratos temporales de manera que los usuarios no vean alterada su vida cotidiana y los trabajadores conserven sus condiciones laborales. No permitiremos -subraya Lozano- que el Gobierno regional aproveche esta situación para mermar las condiciones de vida de los primeros y los derechos laborales de los segundos”.

Foto: 20 Minutos