La marcha se iniciará a las 12:00 en la intersección entre la calle Puentelarra y la calle Real de Arganda y, al igual que la anterior, finalizará ante la Junta Municipal del distrito.

El pasado 5 de octubre centenares de personas desfilaron hasta esta sede municipal para rechazar la llegada de más basura a Valdemingómez, y lo mismo hicieron otros varios cientos el 17 de marzo, esta vez en la Puerta del Sol, frente a la sede del Gobierno regional.

A estas protestas hay que unir las 4.742 firmas de ciudadanos y ciudadanas que las asociaciones vecinales de Villa de Vallecas han entregado en la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, y que forman parte de una incisiva campaña que ha estado jalonada por otros actos como concentraciones, charlas informativas y, como no podía ser menos, reuniones con diversos responsables políticos.

De hecho, desde que conociera la propuesta de la Mancomunidad del Este de llevar sus residuos a Valdemingómez hasta que se ponga en marcha la planta de tratamiento de Loeches, la vecindad de Vallecas, con sus asociaciones vecinales a la cabeza, no ha cesado de movilizarse. Tienen razones de peso para ello: “la llegada de 220.000 toneladas de basura más, que es volumen que recibe anualmente el vertedero de Alcalá, daría al traste con los planes programados para la eliminación de los olores procedentes del Parque Tecnológico y el programa de cierre de la incineradora en 2025”, indica la AV PAU del Ensanche de Vallecas.

“La desidia de la Mancomunidad del Este, que no ha hecho nada durante años para mejorar la gestión de sus residuos (ni siquiera ha emprendido medida alguna en el último año, cuando ya tenía su vertedero colmatado); y la inactividad de la Comunidad de Madrid, que no ve problemas técnicos ni jurídicos en el vertido en Valdemingómez, pero ignora y no se pronuncia sobre el resto de vertederos de la región, provocará que el esfuerzo que llevamos años realizando para conseguir la eliminación de los olores y el cierre de la incineradora vayan directamente al cubo de la basura, nunca mejor dicho”, resume la entidad vecinal antes de realizarse una serie de razonables preguntas.

“¿Qué ha estado esperando la Comunidad de Madrid durante los años en que los tres vertederos madrileños se han ido llenando y acercándose a su colmatación sin alternativa posible? ¿Por qué no ha instado a las mancomunidades a buscar soluciones dentro de sus territorios, ya que la gestión de los residuos es una competencia municipal? ¿Ha barajado la Comunidad alguna otra alternativa? En caso de respuesta afirmativa ¿Cuál y por qué se ha desechado? ¿Qué acciones está llevando a cabo en relación a los vertederos de Pinto y Colmenar, próximos a colmatar y cuyos municipios no quieren abrir un nuevo vaso? Demasiadas preguntas sin respuesta. Vallecas no tiene por qué sufrir la irresponsabilidad de otros”, concluye la asociación vecinal del Ensanche vallecano.

De momento, los vecinos y vecinas de Vallecas cuentan con el apoyo de la mayoría de los grupos políticos con representación municipal, que en el último pleno de la ciudad aprobaron una resolución contra la llegada de la basura del Henares a Valdemingómez. Y, por supuesto, con el de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), que hace siete días solicitó a la consejera de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Paloma Martín, una reunión urgente para tratar este problema, una petición que de momento no ha recibido respuesta.