Colectivos vecinales, encabezados por la Coordinadora de Afectados por el Plan Integral de Mejora de las Instalaciones del CIEMAT (PIMIC), celebraron el pasado 8 de mayo la segunda Milla Radiactiva, una carrera popular mediante la cual exigen a las administraciones públicas que garanticen la seguridad y la salud de las personas que viven y trabajan en las instalaciones que el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) tiene en la Dehesa de la Villa.

La carrera, en la que participaron decenas de personas, comenzó a las 12.15 en la plaza de Rocío Dúrcal y finalizó en las puertas del CIEMAT, donde los asistentes se concentraron con máscaras de gas en señal de protesta por el peligro que, el almacenamiento de toneladas de residuos nucleares comporta para los vecinos.

El responsable de Medio Ambiente de la Federación Regional de Vecino de Madrid (FRAVM), Francisco Caño, recordó que desde la llegada del CIEMAT en 1951, antigua Junta de Energía Nuclear, los vecinos ‘vienen denunciando la existencia de un cementerio nuclear en pleno corazón de Madrid’.

‘Tanto Ciudad Universitaria como la Dehesa de la Villa deberían estar especialmente protegidas por sus características, pero allí no se han interesado por solucionar los problemas de radiación aparecidos y reconocidos ‘soto voce”, declaró Caño.

Por su parte, el portavoz de la coordinadora de afectados, Miguel Yuste, indicó que el CIEMAT se encuentra en una zona de la capital ‘muy sensible’ desde el punto de vista ambiental y cultural, con la concentración de centros educativos como la UNED, la Complutense o la Universidad Politécnica.

Yuste insistió que lo que pasa en el CIEMAT es una ‘atrocidad’. Lo demuestra, recordó, el ‘hecho de que en el año 2006 se encontraron restos de plutonio, el isótopo radiactivo más peligroso, en el arenero infantil del Centro de Investigaciones, donde juegan los niños”.

Este colectivo, que defendió que en el CIEMAT

La la Coordinadora de Afectados por el Plan Integral de Mejora de las Instalaciones del CIEMAT (PIMIC) estudia presentar una querella criminal contra los responsables del centro con la que exigirán ‘una investigación rigurosa” y “un estudio epidemiológico sobre las consecuencias de 50 años de presencia en Madrid del CIEMAT, como muertes por cáncer, malformaciones en la descendencia y envejecimiento prematuro por enfermedades’.

Foto: Kike Rincón (Madridiario)