Nueve movilizaciones vecinales en defensa de la sanidad pública y decenas de mesas informativas distribuidas en varios distritos de la capital han anunciado hoy la próxima movilización convocada por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) para denunciar el deterioro de la sanidad pública madrileña provocada por la escasa inversión y el creciente destino de los presupuestos públicos a la sanidad privada.

La Coordinadora de Asociaciones de Latina, la AV Carabanchel Alto y la AV Parque Eugenia de Montijo han movilizado hoy a centenares de personas para exigir al Ejecutivo regional que construya “ya” el hospital en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel ya que “es una promesa electoral de la Comunidad de Madrid para la actual legislatura”. Las entidades vecinales, que durante años han peleado en defensa de esta reivindicación, exigen que el futuro centro hospitalario tenga unas dimensiones similares a las del hospital de Majadahonda y que sea público “en su titularidad, financiación y gestión, para evitar poner la atención de nuestros vecinos al servicio de los intereses de empresas privadas. Si es privado -advierten- no lo queremos”.

Las entidades vecinales denuncian que, de acuerdo al proyecto del Ejecutivo regional, el futuro centro hospitalario sólo prestará servicio a tres barrios de Latina (Las Águilas, Cuatro Vientos y Aluche) y dos de Carabanchel (Vista Alegre y Buena Vista), un proyecto claramente insuficiente. “Necesitamos -defienden- que el hospital cuente con capacidad suficiente para atender a todos los vecinos de Latina y Carabanchel”. Por este motivo, exigen “la ampliación de la parcela destinada a su construcción y la elaboración de un proyecto para un hospital con camas y especialidades suficientes para atender a los vecinos de los dos distritos”, que suman 515.000 habitantes.

“Nuestra salud -concluyen- no puede estar en las manos de quien busca el beneficio económico. Hemos conseguido el hospital -remachan-. Ahora también podemos conseguir que tenga todas las especialidades, que atienda a toda la población y que sea de calidad”.En el distrito de Villaverde, la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque (AVIB) ha convocado una asamblea informativa abierta a la participación de todas las vecinas y vecinos para exigir la inmediata construcción del centro de salud de su barrio, uno de los comprometidos por el equipo de Gobierno de Esperanza Aguirre y que “a pesar de ser considerado prioritario por los responsables de la Consejería de Sanidad, ni siquiera cuenta con un proyecto redactado”.

AVIB, que se ha fijado como una de sus prioridades conseguir un centro de salud “que termine con la masificación, la escasez de personal, los problemas en pediatría, la lejanía y los problemas de comunicación que sufrimos en la actualidad en el centro de salud de Los Rosales” ha recogido ya medio millar de quejas de otros tantos vecinos y vecinas aprovechará la asamblea para “entre todos”, acordar las acciones a emprender para conseguir su demandado centro.

En Retiro, la AV Los Pinos Retiro Sur ha “ensobrado” el barracón prefabricado que, desde hace seis años, hace las veces de centro de salud para devolvérselo al consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

La leyenda “Rechazado por el destinatario” encabezaba el “sobre” gigante con el que la AV Los Pinos de Retiro Sur ha envuelto el centro de salud prefabricado que, de forma provisional, instaló el Gobierno regional en el parque Cerro Negro el 29 de marzo de 2004. Seis años después, el barracón continúa haciendo las veces de centro de salud. Lejos de ser sustituido por el centro que el Ejecutivo regional consideraba “prioritario” y que preveía construir en la parcela que, a tal efecto le había cedido el Ayuntamiento de Madrid, finalmente ha decidido trasladarlo a un local comercial situado en la avenida Ciudad de Barcelona. “El Gobierno regional ha invertido más de más de 500.000 euros en la redacción de un proyecto que no se llevará a cabo. A esto hay que sumar los 132.000 euros anuales que paga en concepto de alquiler de un barracón en el que no hay espacio suficiente ni reúne las condiciones idóneas para pasar consulta. No olvidemos -señalan- que los profesionales han tenido que convertir el almacén en consulta y el baño de los médicos en almacén para poder seguir atendiendo a los vecinos y vecinas”.

En julio de 2008, la viceconsejera de Sanidad, Belén Prado, aseguró a representantes del Consejo de Salud de Retiro que las obras del nuevo centro comenzarían en el primer trimestre de 2009. No ha sido así. Es más, denuncia la entidad vecinal, “Esperanza Aguirre ha renunciado a construir el nuevo centro y ha optado por alquilar un local comercial que hasta ahora ocupaba un concesionario de coches en la avenida Ciudad de Barcelona para trasladar allí el centro. Desde hace unos meses y hasta finales de año, los vecinos estaremos pagando los 11.000 euros mensuales que cuesta el barracón y los 6.000 que cuesta el nuevo local, sin olvidar el más del medio millón de euros tirado a la basura por un proyecto que nunca se llevará a cabo. ¿Es esta la política de austeridad que reivindica el Gobierno regional? -denuncian-. ¿Este es el respeto a la palabra dada?”.

En el distrito de Carabanchel, la Coordinadora de AAVV del distrito ha iniciado una campaña de recogida de firmas para exigir la inmediata construcción de cuatro centros de salud en Comillas, 15 de mayo, Abrantes y el PAU para descongestionar los actualmente existentes.

Suman a ello la necesaria construcción de un centro de especialidades que alivie la demanda del centro situado en la calle Aguacate. “Hasta ahora -denuncia la Coordinadora de AAVV Carabanchel- la Consejería de Sanidad ha pretendido parchear la masificación de Aguacate trasladándonos a Pontones. Esta medida -aclaran- no ha solucionado el problema en absoluto, ya que la mayoría de los casos se derivan a clínicas privadas”, por lo que exigen la inmediata construcción de un segundo centro de especialidades que “podría estar ubicado en las instalaciones o en los terrenos del Hospital de Defensa Gómez Ulla, claramente infrautilizado”.

Proponen, asimismo, que el Gobierno regional sitúe en el nuevo centro de especialidades la unidad de salud mental que la consejería de Sanidad clausuró hace unos meses y que obliga a los pacientes a trasladarse al centro de especialidades de Pontones y a los centros de salud de Almendrales (Usera) y Guayaba (Carabanchel).

Por último, la Coordinadora ha reivindicado, una vez más, el uso del Hospital de Defensa Gómez Ulla que, “siendo uno de los mejores de Europa, sigue infrautilizado con camas suficientes para atender a todo el distrito”.

La AV Colonia de Fin de Semana (San Blas) ha convocado una concentración para exigir la urgente contratación de pediatras, médicos de familia, un profesional en fisioterapia y más enfermeros al objeto de reducir las lista de espera y mejorar la calidad de la atención sanitaria.

Las asociaciones vecinales federadas de los distritos de Tetuán y Fuencarral, por su parte, han reunido a decenas de vecinos contra la reducción de camas de La Paz, el hospital de referencia del área 5 y en defensa de la atención primaria y especializada. Las entidades de ambos distritos se han dado cita frente al centro de especialidades que comparten, y que da asistencia a más de 382.000 vecinas y vecinos, una población superior a la de referencia de un centro hospitalario. En Moncloa más de dos centenares de personas han reivindicado la construcción de un centro de especialidades y de un centro de salud en las instalaciones del hospital Puerta de Hierro, en la actualidad clausurado.

Estas medidas permitirían descongestionar el centro de salud de Isla de Oza y acercar las especialidades a las vecinas y vecinos del distrito, que en la actualidad se han de trasladar hasta el nuevo hospital ubicado en Majadahonda.

También en Orcasitas (Usera) han reivindicado la urgente construcción de un centro de salud cuya edificación se está anunciando en una parcela del barrio desde 2007.

La AV Meseta de Orcasitas recuerda que “la población del barrio de Orcasitas se ha duplicado en los últimos años, pero seguimos contando con los mismos centros de salud”. Pide, por tanto, la urgente construcción de un nuevo ambulatorio que descongestione el de la calle Cestona, en el que los usuarios llegan a esperar horas para que les concedan una cita médica y han de esperar varios días -hasta siete- para ver a su médico de cabecera.

Fuera de la capital, la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Majadahonda ha celebrado dos concentraciones frente al centro de salud Cerro del Aire para denunciar las consecuencias provocadas por el recorte presupuestario de la sanidad pública.