La FRAVM y el movimiento vecinal madrileño y del resto del Estado, desde su firme compromiso con la paz y el respeto a la diferencia, lleva más de 40 años defendiendo la mediación, el diálogo y la palabra como instrumentos esenciales para resolver los conflictos. A diario los alienta y ejercita en las comunidades de vecinos y vecinas, en nuestros barrios, pueblos y ciudades y, coherente con ello, en estos momentos los propone para afrontar el problema catalán.

Hoy más que nunca, reclamamos a nuestros gobernantes altura de miras. Ante el riesgo evidente de fractura social, demandamos a nuestros representantes públicos que dejen de lado sus cálculos electorales y la búsqueda del rédito político a cualquier precio y piensen en el bien de los ciudadanos y ciudadanas, ya sean catalanes o españoles.

Los tristes acontecimientos que vivimos el pasado 1-O marcan precisamente el camino de lo que, pensamos, NO se debe hacer. La represión indiscriminada contra ciudadanas y ciudadanos pacíficos que solo pretendían depositar su voto en una urna, una violencia que condenamos sin ambages, no ha hecho más que ampliar la brecha política y alejar la solución del contencioso. Queremos mostrar nuestra solidaridad con el movimiento vecinal catalán, que en estos momentos difíciles sigue apostando de manera clara por el diálogo y la negociación.

En este marco, la FRAVM hace un llamamiento a los vecinos y vecinas de la región madrileña a secundar iniciativas como la que tendrá lugar mañana a las 12:00 ante los ayuntamientos de toda España. Con el lema “¿Hablamos? ¿Parlem?”, un grupo de ciudadanos anónimos ha propuesto concentrarse en los consistorios con ropa, carteles y globos blancos. “Sabemos que la convivencia es posible. La convivencia se genera hablando y las leyes sirven para ese diálogo. No pueden usarse como obstáculo ni, menos aún, para engendrar un conflicto civil. Tenemos que decir basta ya a esta espiral (..) Es mediante la democracia, la escucha y el diálogo como se alcanzan pactos sociales sólidos y duraderos (..) En lugar de levantar muros, necesitamos un lienzo en blanco para construir en común un país donde quepamos todos y todas. España es un país mejor que sus gobernantes. ¿Hablamos?” puede leerse en el manifiesto que ha dado origen a la convocatoria de mañana.